Viernes, 7 de Noviembre de 2008

La caída de las bolsas saca a Gordon Brown de su propia crisis

El primer ministro británico parece resurgir gracias a sus últimas decisiones económicas y a los líos de los tories con los oligarcas rusos

DANIEL DEL PINO ·07/11/2008 - 09:55h

AFP - El primer ministro británico, Gordon Brown.

"¿Cómo lo has hecho?, pensaba que eras un montón inservible de carne muerta". El pasado 16 de octubre, en una viñeta de Steve Bell en The Guardian, un banquero le preguntaba esto a un Gordon Brown disfrazado de superhéroe, después de haberle salvado de las garras de la malvada crisis financiera. La idea de que más tarde o más temprano el primer ministro británico iba a ser hombre muerto políticamente hablando, flotaba en la sociedad como un barco en altamar. Pero Brown parece haber resurgido gracias a la crisis económica.

Hace apenas diez días, una encuesta en el diario The Independent reflejaba cómo el partido laborista le ha recuperado 11 puntos en intención de voto a los conservadores en cuestión de dos meses. De celebrarse elecciones ahora, los Tories obtendrían el 39% de los votos, frente al 31% del partido de Brown. Casi un empate, lo que supone un soplo de aire fresco para los laboristas después de un año nefasto.

Desde diciembre de 2007 las encuestas le daban una amplia mayoría a los conservadores de David Cameron. El primer aviso de que el cambio político estaba en marcha vino en las elecciones municipales de mayo. Los de Brown obtuvieron la peor derrota para los laboristas en 40 años. En el camino también cayó Londres, ahora gobernada por el conservador Boris Johnson.

Nacionalización oportuna

En septiembre, coincidiendo con el congreso del partido, surgieron las voces críticas entre los propios laboristas por la falta de previsión en el caso de la nacionalización del Northern Rock. Hubo cinco dimisiones en el Gobierno y los tories aprovecharon para minar la escasa popularidad de Brown acusándolo de mala gestión y prediciendo un cataclismo si volvía a haber más casos de intervencionismo en los bancos.

Pero esta medida tan criticada parece haberle dado una segunda oportunidad gracias a la determinación con la que Brown y su mistro del Tesoro, Alistarir Darling, actuaron tras el desplome de las bolsas. El Gobierno decidió inyectar 37.600 millones de libras en la economía y nacionalizar parte de los bancos más importantes, además, Brown mostró tanto a Estados Unidos como al resto de socios de la Unión Europea el camino a seguir para intentar frenar la crisis.

Mientras, los tories se han visto involucrados en una serie de escándalos el último mes. La petición de un donativo para los conservadores por parte de la mano derecha de Cameron, George Osborne, al oligarca ruso Oleg Deripaska en un yate en Corfú ha vuelto a sacar a relucir la histórica relación de los tories con una aristocracia que poco tiene que ver con el inglés de a pie.

En la viñeta de Bell, Brown le responde al banquero que "todos somos un montón inservible de carne muerta", pero que él tiene "el poder del hielo seco y una bengala ardiendo en el culo". Más que una bengala, podría ser un petardo. El Reino Unido ya ha entrado en recesión y el paro afecta a 1,76 millones de personas. En diciembre puede llegar a los dos millones ¿Qué hará Brown entonces para salvar a los desempleados?