Domingo, 31 de Agosto de 2008

Comienza la masiva evacuación del sur de Luisiana por el huracán 'Gustav'

Un millón de habitantes abandona la zona a la espera del impacto el lunes del "extremadamente peligroso" Gustav. Cientos de hispanos no abandonan sus casas porque no tienen acceso a información en su idioma, y otros, no tienen a donde marcharse

PÚBLICO. ES / AGENCIAS ·31/08/2008 - 18:49h

REUTERS - Gente hace cola para salir de Nueva Orleans.

La masiva evacuación de alrededor de un millón de habitantes del sur de Luisiana se lleva a cabo con lentitud y orden a la espera del impacto el lunes del "extremadamente peligroso" huracán Gustav.

Por las autopistas se mueven lentamente miles de vehículos y nadie puede regresar a Nueva Orleans y los municipios del sur de Luisiana afectados por la evacuación.

La presencia de policías y soldados de la Guardia Nacional es sostensible para mantener un orden y mostrar además que se será impecable con quiénes se escondan para cometer actos de pillaje. El alcalde de Nueva Orleans, Ray Nagin, volvió a insistir hoy en una emisora local de radio que "no habrá la menor tolerancia para los saqueadores, y cualquier persona detenida que esté saqueando irá directamente a la cárcel".

Nagin indicó que unas 16.000 personas se registraron en la ciudad para ser trasladadas en los cientos de autobuses del transporte público movilizados para alejar de Nueva Orleans a los residentes que no tienen medios propios de transporte.

Algunos se quedan

Una emisora hispana de radio de la localidad de Plaquemines informó de que hay cientos de mexicanos, hondureños, guatemaltecos y salvadoreños, que trabajan en la ganadería, la pesca y servicios petroleros, que no han abandonado el área de tierras bajas en el delta del Misisipi.

Uno de los problemas es que esos inmigrantes no tienen acceso a información adecuada en español, y no saben donde pueden ser recogidos por los servicios públicos, y no tienen tampoco adonde irse en otras zonas del estado hasta que pase la tormenta.

Además, hay otra mucha gente que no está dispuesta a abandonar la ciudad pese a las advertencias del alcalde. "Aunque quisiéramos que todos los residentes abandonaran la ciudad, hay algunos que no quieren irse", explicó el alcalde. Tanto en Nueva Orleans como en los municipios de los alrededores al sur y al oeste aumentó hoy la presencia de unidades de la Guardia Nacional, la policía municipal y la policía del Estado, y una de sus tareas es instar a los vecinos remolones a que se vayan, ya que las marejadas pueden alcanzar más de siete metros, advirtió el alcade.

"Cualquier persona que ande por las calles será detenida, y si no está en vías de abandonar su casa, será arrestada", dijo Steve Carrraway, jefe de la policía en la localidad de Kenner, 20 kilómetros al oeste de Nueva Orleans.

En la ciudad y los barrios se aplicará desde el anochecer un toque de queda que se extenderá hasta el amanecer. El día continua soleado y con temperaturas de mas de 32 grados Celsius, pero hacia el sur empiezan a verse las primeras nubes altas que forman el exterior del huracán Gustav.

Tráfico lento

La Agencia de Emergencias de Luisiana informó de que el tráfico que se aleja de Nueva Orleans y el Delta del Misisipi se mueve a una velocidad promedio de unos 15 kilómetros por hora en las rutas 90, hacia el oeste y Texas, y la ruta 10 hacia el este y Misisipi.

El movimiento era un poco mas fluido en la ruta 55 que conduce hacia el norte y Jackson (Misisipi) donde, al igual que en las otras autopistas hoy se impide el tránsito hacia el sur y se han habilitado ambos lados de las rutas para los cientos de miles de vehículos que se alejan del ciclón.

Según el Centro Nacional de Huracanes (CNH), con sede en Miami, Gustav impactará el lunes en la costa de Luisiana como un huracán de fortísima intensidad, posiblemente como categoría cuatro con vientos cercanos a los 240 kilómetros por hora.

 

 

Noticias Relacionadas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad