Domingo, 31 de Agosto de 2008

Rossi gana y ya acaricia el título del mundial de GP

El piloto italiano logra una gran victoria en el GP de San Marino y se coloca a un paso de conseguir su octavo título mundial

EFE ·31/08/2008 - 15:01h

EFE - El piloto italiano Valentino Rossi moja desde el podio con chámpán a los presentes junto a los españoles Jorge Lorenzo y Toni Elías.

Valentino Rossi firmó hoy en el gran premio de San Marino su tercera victoria consecutiva de la temporada (44:41.884) al imponerse en el circuito de Misano a Jorge Lorenzo, Toni Elías y Dani Pedrosa, segundo, tercero y cuarto respectivamente, y está a un paso de lograr su octavo título mundial después de la caída de Casey Stoner.

El piloto australiano de Ducati salió desde la 'pole' en Misano, pero cuando rodaba en solitario y en cabeza sufrió una caída que despejó el camino hacia el triunfo de Rossi, apoyado por miles de seguidores en el trazado italiano, a pocos kilómetros de Tavullia, su pueblo natal.

Rossi ganó en Misano, el único circuito del actual calendario junto a Indianapolis en el que nunca se había proclamado vencedor, y puede confirmar su octavo título mundial en la próxima carrera, precisamente en Indianapolis, si gana y Stoner se vuelve a quedar fuera de los puntos. En un calco de lo sucedido en Brno hace quince días, Stoner se tiró de la moto para invitar a Rossi a cantar victoria. Ocurrió en la octava vuelta de la carrera, cuando el australiano ya rodaba tres segundos por delante del resto. De manera incomprensible, sin oposición, se fue al suelo en una curva.

Caída decisiva 

Su caída puede resultar decisiva, ya que Rossi está en condiciones de proclamarse campeón del mundo en la próxima prueba, en Indianápolis.

Con 75 puntos de ventaja sobre Stoner, sólo una serie de imprevistos impedirían que el italiano logre su octavo Mundial, el sexto en la máxima categoría.

Con Stoner por los suelos y Rossi en el olimpo, llegó el turno de los españoles 

Con Stoner por los suelos y Rossi en el olimpo, llegó el turno de los españoles. Lorenzo, Elías y Pedrosa demostraron en Misano que el Mundial de MotoGP no vive sólo del pulso entre los dos gigantes.

Los tres intentaron mantener el pulso a Rossi, que no tardó en escaparse en cabeza hasta cruzar la meta tres segundos por delante de Lorenzo, de nuevo en el podio después de siete carreras lejos de los primeros puestos.

"Ha sido un magnífico día para Yamaha", se congratuló Lorenzo, que agradeció la labor de su equipo después de varias carreras repletas de problemas mecánicos y caídas.

Los españoles 

Toni Elías repitió presencia entre los tres primeros. Segundo en Brno, el piloto catalán, especialista en crecerse en el tramo final de la temporada, firmó un extraordinario tercer puesto en Misano, en una carrera muy limpia, prácticamente sentenciada en el momento en el que Stoner se fue al asfalto.

"Estar al ritmo de Valentino y Stoner es difícil, pero volver al podio es extraordinario", apuntó Elías, que mantuvo un recuerdo para las víctimas del accidente aéreo de Barajas.

"Estar al ritmo de Valentino y Stoner es difícil" 

También Pedrosa estuvo mejor de lo que apuntaban los entrenamientos previos. Más allá de sus problemas con Michelin, regresó a los puntos y se sitúa ya a dos puntos de Stoner en la pelea por el subcampeonato.

El rendimiento de los pilotos españoles sirvió para aparcar el debate sobre los neumáticos que capitalizó la carrera de Brno.

Ganó Rossi con Bridgestone, pero Lorenzo y Pedrosa, ambos con Michelin, fueron segundo y cuarto, respectivamente. Su pilotaje en Misano, 35 grados en la pista, estuvo por encima de los problemas de Michelin.

Fiesta para Rossi 

Escoltado por tres españoles, Rossi disfrutó de la fiesta.

Fue una jornada redonda para el italiano. Logró su 68ª victoria, a la altura de Giacomo Agostini, y la celebró junto a sus paisanos de Tavullia, que desplegaron una pancarta de agradecimiento. No a Rossi, sino a Stefania, su madre, con la fecha de nacimiento del piloto. Todo lo que rodea a Rossi es puro espectáculo.

"Ha sido un fin de semana durísimo porque estoy tan cerca de casa, tan cerca mis fans, que me ha costado mantener la concentrción, pero quería ganar aquí porque es mi casa", celebró Rossi, contento de verse "muy cerca de poder ganar" el Mundial.

Noticias Relacionadas