Domingo, 31 de Agosto de 2008

"Ahora hago películas para móviles"

Director de cine. Presenta su último espectáculo multimedia, 'Blue Planet', en ExpoZaragoza 2008

PAULA CORROTO ·31/08/2008 - 13:18h

Peter Greenaway (Gales, 1942) tiene un cuerpo prodigioso para la comunicación, pero prefiere las máquinas. El mundo multimedia está muy presente en su nuevo trabajo, Blue planet, un performance a camino entre el espectáculo teatral, el cine de última generación y la virtualidad de Second Life. Un formato difícil de definir, pero no su contenido, ya que, a través de una alegoría del diluvio universal, alerta sobre el deterioro de la Tierra.

¿Por qué ha regresado al mito del diluvio para tratar el calentamiento global?
Soy ateo, pero la Biblia es un receptáculo increíble para los mitos, sin que haya mucha diferencia con otras culturas. El diluvio aparece en el Antiguo Testamento, pero también hay tradición del diluvio en India o en Australia, porque se entendía que el hombre es malo y merece ser castigado. Con el calentamiento global, sucede lo mismo: nos aterroriza.

¿Intenta alertar sobre la catástrofe o regañar por todo lo que se ha hecho mal?
Tampoco hay que dramatizar. El sentido de este espectáculo es replantear el problema y decir claramente que el ser humano la está jodiendo. Tenemos que tomarnos muy en serio el problema del agua, ya que no podemos olvidar que tanto usted como yo somos burbujas de agua que pululan por la tierra. No tiene ningún sentido que sigamos abusando de ella.

Y, para eso, usted y su colaborador Saskia Boddeke han recreado el mito de Noé, pero con un matiz: la mujer de Noé no desea subir al arca porque lo ve una estupidez...
Teníamos que darle un contexto dramático. Entre Noé, su mujer y sus hijos, se desarrolla un debate sobre lo que sucede siempre en la historia: el hombre crea y, después, estropea. El arca es el signo de que aún se puede hacer algo, pero la mujer no quiere subir porque lo ve una tontería. Y esa es la respuesta que se está dando mucha gente al problema, pero no es ninguna solución. Esto es un problema de todos.

Ofrece una visión optimista que contrarresta mucho con la de científicos y políticos que hablan de "catástrofe"...
No tiene ningún sentido ser pesimista. Yo soy darwinista. Por eso, creo que todos los seres humanos estamos programados genéticamente para proteger a nuestros hijos y nuestra naturaleza. Y creo que eso es lo que vamos a hacer.

En la obra, Dios es ella...
Biológicamente, Dios debería ser ella. La historia de la literatura también se apoya en esa idea. De todas formas, ¡qué más da el género! Le damos demasiada importancia. ¿Por qué Dios no puede ser un ello? La visión de Saskia apunta a que seamos asexuados y que los dioses puedan alcanzar la forma de elefante o de mono.

En su obra, hay una parte que se desarrolla en ‘Second Life'. Es pionero en apostar por esta herramienta...
Cualquier creador contemporáneo debe utilizar las herramientas de su tiempo. Da Vinci también utilizaba lo más moderno que existía. Además, hay que atraer a las generaciones más jóvenes; todo lo que se lee, se ve o se escucha antes de los 21 años tiene algún sentido, luego te vuelves un cínico.

¿Y qué hay de las estructuras rígidas del teatro?
Como buen postmodernista, no quiero una ruptura total con el pasado. Me gusta la mezcla entre el antiguo teatro y el mundo tridimensional. Pero estamos en una época postcinematográfica, ya que el cine murió cuando el mando a distancia entró en los hogares. Esto es muy distinto al cine, una sala donde entras y estás quieto, en plena oscuridad. Yo hago un cine de corte no narrativo y el futuro es que hoy haga una película, mañana la retoque, o bien haga dos nuevos filmes de esa misma película.

El cine ha muerto y los mundos virtuales rigen nuestra vida...
Mire, en Youtube hay más vídeos de los que podrá ver aunque viviera cien años. Yo ahora trabajo con películas para móviles. La próxima revolución será la de las imágenes y a mí me gustaría traer esa revolución.

Pero una imagen es fácil de manipular, ¿no?
Y las palabras ¿no mienten? Mucho más. Lea sobre lo que ocurre en Georgia. No hay una historia, sino muchos historiadores. Cualquiera puede manipular.