Domingo, 31 de Agosto de 2008

La crisis británica podría ser la peor en 60 años

Reuters ·31/08/2008 - 11:09h

La desaceleración de Reino Unido probablemente es más profunda y duradera de lo inicialmente previsto y podría convertirse en la peor crisis económica en 60 años, dijo el sábado el ministro de Finanzas, Alistair Darling.

Las declaraciones del ministro al diario The Guardian, sugieren preocupación en el Gobierno respecto a que la crisis pueda dificultar los intentos del primer ministro Gordon Brown por ganar terreno político.

Brown trata de recuperar aprobación tras el resurgimiento del apoyo a la oposición, liderada por el Partido Conservador.

El Gobierno laborista de Brown ha visto el desplome de su popularidad en sondeos de opinión en los últimos seis meses y ahora se sitúa 21 puntos por detrás de los conservadores.

Las elecciones nacionales están previstas para mediados de 2010, a más tardar.

Darling dijo al periódico The Guardian que el Gobierno había fallado en trasmitir su mensaje y que lucharía para persuadir a un electorado escéptico de que merecía otro período en el poder.

The Guardian citó a Darling señalando que el momento económico para el país era "posiblemente lo peor que han atravesado en 60 años".

"Creo que va a ser más profundo y duradero de lo que pensaba la gente", aseveró.

Sus comentarios se dieron a conocer días antes de la presentación de un paquete de medidas destinadas a amortiguar los problemas económicos y ayudar al Gobierno a recuperar el impulso político.

"Tenemos el trabajo a medio hacer. Los próximos 12 meses serán los 12 meses más difíciles que ha tenido el Partido Laborista en una generación, francamente hablando", aseveró Darling.

"Tenemos que redescubrir la marca que nos dio la victoria en tres elecciones, y ese es un enorme problema para nosotros en este momento. La gente está enfadada con nosotros", agregó.

"SORPRENDENTE"

La cadena BBC calificó la entrevista como una "intervención sorprendente" y la reacción de los políticos de la oposición fue rápida.

El portavoz conservador de economía, George Osborne, reprendió a Darling por sus declaraciones sobre el estado real de la economía, mientras que el portavoz de los liberales demócratas, Vince Cable, sostuvo que los comentarios de Darling eran un "ataque apenas disimulado" contra el propio Brown.

La dura evaluación de Darling sobre la economía marca una separación de su antigua línea, cuando señalaba que el flexible mercado laboral de Gran Bretaña había dejado al país bien ubicado para resistir la contracción crediticia mundial.

/Por Christina Fincher/. *.