Sábado, 30 de Agosto de 2008

David Duchovny, ¿un adicto al sexo no sólo en la ficción?

Reuters ·30/08/2008 - 11:51h

¿La realidad imitaba a la ficción cuando David Duchovny, que interpreta a un escritor loco por el sexo en la serie estadounidense "Californication", buscó tratamiento para su adicción al sexo?

O tal vez, se trataba de un caso de ficción imitando a la realidad para el actor de "Expediente X", considerado uno de los hombres más atractivos de Hollywood y cuyos romances fuera de la pantalla han sido objeto de atención pública desde hace años.

El anuncio del actor de que se sometería voluntariamente a rehabilitación para tratar su adicción al sexo, después de años negando que tuviera un problema, ha llamado la atención sobre un desorden que pocas celebridades, e incluso hombres y mujeres comunes, admiten tener.

Irónicamente, Duchovny ha buscado ayuda después de ganar un Globo de Oro este año por interpretar al seductor y padre soltero Hank Moody en "Californication", que comenzará a emitir su segunda temporada en Estados Unidos el próximo 29 de septiembre.

Comparada a menudo con el alcoholismo y la drogadicción, la adicción al sexo es una forma de comportamiento compulsivo que cada vez envía a más gente a terapia, pero que no es reconocido formalmente como un "trastorno diagnosticable" por la Asociación de Psiquiatría Estadounidense.

"El concepto de adicción sexual es controvertido, y por eso es difícil de definir", explicó el doctor Steve Eichel, un especialista en adicciones que trabaja en Delaware.

"Hay muchas personas que son críticas con el concepto porque vivimos en una sociedad que tiende a sobremedicarse y que hace de cada comportamiento que se desvía de la norma, una adicción o un trastorno", indicó Eichel.

Los expertos en salud sexual calculan que entre el 3 y el 5 por ciento de los estadounidenses sufren de este problema, incluyendo mujeres.

De acuerdo a la Clínica Mayo, los síntomas oscilan entre una promiscuidad desenfrenada y pasar horas viendo pornografía, utilizando el sexo como escape a problemas como la depresión o el estrés.

Esta adicción está acompañada a menudo por secretismo y vergüenza, y quienes la sufren tienen problemas con la intimidad emocional.

"Internet ha proporcionado un nivel de acceso (a la pornografía) que antes no estaba disponible. Muchas personas tienen este problema e Internet ha canalizado eso", dijo Rob Weiss, director ejecutivo del Instituto de Recuperación Sexual de Los Ángeles.

/Por Jill Serjeant/.*.