Viernes, 29 de Agosto de 2008

José Ángel Mañas

El escritor recomienda a Ibáñez para este verano y asegura que su próxima lectura será un libro de Platón

RAFAEL REIG ·29/08/2008 - 19:05h

¿Qué libro recomienda? 

El sulfato atómico, de Francisco Ibáñez

Me parece la mejor recomendación posible para pasar un buen verano. Sigo leyendo mortadelos sin parar, me hacen reír y me dan ganas de leer otras cosas. No estoy seguro de que a mí El sulfato atómico me parezca lo mejor, al menos sin discusión. El otro yo del profesor Bacterio no está nada mal y, sin ninguna duda, La historia de Mortadelo y Filemón, donde cuenta la infancia, juventud y primeras experiencias de ambos, es uno de los imprescindibles. Como todos los que crecimos con su obra, yo también afirmo que Ibáñez es uno de los grandes genios contemporáneos.

¿Cuál desaconseja en verano?

Ulises, de James Joyce 

De acuerdo de nuevo y lo dejamos establecido: no se debe leer esa novela de Joyce en verano. Punto. ¿Qué tal el Retrato del artista adolescente, en cambio? ¿Eso se acepta como lectura de verano? A mí no me parece mal: es breve, es divertido y es anti-religioso, ¿qué más se puede pedir para tumbarse a la sombra con una cerveza helada?

Afirmo que Ibáñez es uno de los grandes genios contemporáneos

¿Y este año que va a leer?

El banquete, de Platón 

¿Qué mejor que leer sobre el amor en verano? El banquete es uno de los diálogos más redondos y fáciles de leer de Platón y, al final, uno se convence de que el amor que vale la pena es el que llega sin avisar, tarde, ebrio, impresentable, e interrumpe el diálogo, como Alcibíades, casi sin hablar, sólo con la fuerza de su presencia. O, como decía Juan García Hortelano: "El verdadero amor es el que se hace fuera del lugar en que se duerme".

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad