Viernes, 29 de Agosto de 2008

El estrés eleva el riesgo de cáncer de mama en mujeres jóvenes

Reuters ·29/08/2008 - 18:56h

Por Anne Harding

Las mujeres jóvenes que sufren más de una experiencia estresante en su vida corren riesgo de desarrollar cáncer de pecho, aunque aumentar la sensación de felicidad y el optimismo las ayudaría a protegerse de la enfermedad, informó un equipo de investigadores en Israel.

Esto no debería interpretarse como que el optimismo es todo lo que necesita una mujer para prevenir el cáncer de mama, aclaró a Reuters Health la autora principal del estudio, la doctora Ronit Peled, de la Universidad Ben-Gurion de Negev, en Beer Sheva.

La mejor protección contra la enfermedad es comer sano, hacer ejercicio y cumplir con los controles recomendados, señaló la experta.

El equipo dirigido por Peled investigó el papel de las experiencias graves en la vida, como la muerte del padre o la madre antes de los 20 años, en la aparición del cáncer de mama.

La incidencia de esta enfermedad en las mujeres israelíes es una de las más altas del mundo y el estrés es también muy alto en la población, dijo Peled.

El equipo reunió a 255 mujeres de entre 25 y 45 años con diagnóstico de cáncer de mama y a 367 mujeres de la misma edad sin la enfermedad.

El equipo les preguntó a las participantes si habían sufrido alguna experiencia traumática, como la pérdida del esposo o de un familiar cercano, o situaciones leve o moderadamente estresantes, como una enfermedad grave, la pérdida del trabajo o la separación del esposo.

Ellas respondieron también un cuestionario con 15 preguntas para evaluar los niveles de ansiedad, depresión, felicidad y optimismo.

Las mujeres que habían sufrido dos o más experiencias graves o leves a moderadas eran un 62 por ciento más propensas a tener cáncer de mama.

"Esto sugiere que las experiencias estresantes no protegerían del efecto de experiencias adicionales y que hasta 'las situaciones moderadas a leves' tendrían un efecto acumulativo", escribió el equipo en la revista BMC Cancer.

Las mujeres con cáncer mamario eran estadísticamente más propensas a tener niveles más altos de depresión o menos felicidad y optimismo.

Con todo, el equipo halló que las mujeres con "un sentimiento general de felicidad y optimismo" tenían un 25 por ciento menos riesgo de recibir un diagnóstico de cáncer de pecho.

El hecho de a que las mujeres con cáncer de mama se les preguntase sobre su estado de ánimo antes del diagnóstico, pero que se las entrevistara después de recibirlo es una limitación del estudio, admitió Peled.

No obstante, agregó, la cantidad de experiencias estresantes vividas se puede medir objetivamente.

A partir de estos resultados, la investigadora concluyó que "las mujeres que padecen pérdidas graves en la juventud deberían ser consideradas un grupo de riesgo (del cáncer de mama) y ser tratadas como tales".

FUENTE: BMC Cancer, 21 de agosto del 2008