Viernes, 29 de Agosto de 2008

El sulfato de magnesio previene la parálisis cerebral: estudio

Reuters ·29/08/2008 - 18:21h

Darles una infusión de sulfato de magnesio a las embarazadas con riesgo de parto prematuro ayudaría a prevenir la parálisis cerebral en el bebé, sugirió un estudio publicado esta semana en The New England Journal of Medicine.

"Un tercio de todos los casos de parálisis cerebral está asociado con el parto prematuro", declaró el doctor Elias A. Zerhouni, director de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos a través de un comunicado.

"Este estudio demuestra una reducción significativa de esa patología en los bebés prematuros de las mujeres tratadas con sulfato de magnesio", añadió el funcionario.

El uso intravenoso de sulfato de magnesio, una terapia habitual para retrasar el trabajo de parto, protegería de la parálisis cerebral al estabilizar el funcionamiento de las venas y evitar el daño que puede producir la falta de oxígeno, y de cualquier lesión por inflamación, explicaron los autores.

La nueva investigación incluyó a 2.241 embarazadas con riesgo de tener un parto prematuro (entre las semanas 24 y 31 de gestación, en lugar de la 40). Cuando las mujeres comenzaron el trabajo de parto, recibieron al azar una dosis de sulfato de magnesio o placebo.

En total, en 41 de los 942 bebés cuyas madres habían recibido sulfato de magnesio se diagnosticó parálisis cerebral, comparado con 74 de los 1.002 bebés cuyas madres habían recibido placebo, informó el equipo dirigido por el doctor Dwight J. Rouse, de la University of Alabama, en Birmingham.

El 22 por ciento de los niños del grupo de mujeres tratadas con sulfato de magnesio tuvo parálisis cerebral leve; el 1,5 por ciento, moderada, y el 0,5 por ciento, grave.

En el grupo tratado con placebo, el 3,7 por ciento de los niños tuvo parálisis cerebral leve; el 2 por ciento, moderada, y el 1,6 por ciento de los casos fue grave.

No existió una diferencia significativa en la mortalidad infantil entre ambos grupos (un 9,5 por ciento en el grupo tratado con sulfato de magnesio y un 8,5 por ciento en el grupo que había recibido placebo).

La tasa de parálisis cerebral-muerte fue casi la misma en cada grupo (del 11,5 por ciento).

Sin embargo, los bebés sobrevivientes que habían estado expuestos al sulfato de magnesio en el útero materno eran un 45 por ciento menos propensos a desarrollar parálisis cerebral que los bebés del grupo de control.

"Este es un avance enorme", opinó la doctora Catherine Y. Spong, jefa del Area de Embarazo y Perinatología del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano, que participó en el estudio.

"Nuestros resultados demuestran que los obstetras pueden usar sulfato de magnesio, que saben cómo utilizarlo, para reducir el riesgo de una enfermedad devastadora, como es la parálisis cerebral, en los bebés prematuros", concluyó Spong.

FUENTE: The New England Journal of Medicine, 28 de agosto del 2008