Viernes, 29 de Agosto de 2008

Los productores energéticos se preparan para el paso de Gustav

Reuters ·29/08/2008 - 18:06h

Mientras la tormenta tropical Gustav ganaba fuerza en el Caribe, los productores de crudo y gas natural continuaban preparándose el viernes a más de 1.609 kilómetros de distancia para una potencial catástrofe en el área clave para el bombeo petrolero de Estados Unidos.

Los trabajadores eran evacuados de las plataformas marítimas y la producción, liderada por la mayor productora de la región, Shell Oil, comenzó a ser interrumpida.

La firma precisó que sus 370.000 barriles equivalentes de petróleo por día serían totalmente interrumpidos en algún momento del sábado a medida que retira a 1.300 empleados.

El viernes, el crudo estadounidense subía más de tres dólares para operar por encima de los 118 dólares el barril, apuntalado por los temores a que la tormenta sea devastadora para el bombeo de petróleo.

Hace apenas tres años, los huracanes Katrina y Rita devastaron la producción de petróleo y gas del golfo de México, un potencial huracán lleva lo que sería un mortal impacto en el corazón energético de Estados Unidos, dijo Jeff Rubin, economista jefe de CIBC World Markets, en un informe divulgado el viernes.

"Y como tanto los inventarios de crudo como los de gasolina están (en niveles) muchos más bajos que cuando Katrina y Rita, las consecuencias en los precios podrían ser peores en esta ocasión", agregó.

Las pérdidas causadas por Katrina y Rita junto con los retrasos en la puesta en marcha de proyectos importantes como el Thunder Horse de BP produjeron "un declive multianual y ahora posiblemente irreversible en la producción de crudo de la región", detalló el informe.

El Golfo de México provee una cuarta parte del bombeo de petróleo de Estados Unidos y el 15 por ciento de la producción de gas natural. Luisiana y Texas, los dos estados en los que Gustav tocaría tierra, son los mayores refinadores del país.

La infraestructura costa fuera de la nación podría estar en menor riesgo que las instalaciones en tierra, como las refinerías.

"Habrá algunos daños por esto, no creo que sean prolongados", dijo el jueves el analista de Planalytics Paul Corby sobre las plataformas costa fuera.

Katrina y Rita destruyeron más de 100 plataformas y dañaron otras, lo que impulsó los precios del petróleo. Corby destacó que las plataformas más vulnerables ya no están y que las instalaciones que quedan fueron reforzadas.

Las refinerías e instalaciones de perforación en tierra se preparaban también para la llegada de Gustav entre el lunes y el miércoles de la próxima semana, pero hasta el viernes no habían interrumpido su producción.

ALARMA POR OTRA TORMENTA

También preocupaban los pronósticos de que la tormenta tropical Hanna, en el Atlántico, se aproximaría al golfo de México cerca de una semana después del impacto de Gustav en tierra.

"Anoche, uno de los modelos mostró que Hanna tocaría tierra prácticamente en el mismo lugar en que Gustav lo hará, apenas cuatro días después", dijo un operador de energía de Texas. "Hay unidades de la Guardia Nacional, que fueron convocadas desde el martes, siendo totalmente desplegadas hoy. Todos se están preparando".

"No podemos arriesgarnos a sufrir otro Katrina y Rita", agregó.

Los ciclones Katrina y Rita, además de devastar la costa estadounidense del golfo de México e inundar la ciudad de Nueva Orleans, provocaron la interrupción del 25 por ciento de la producción de petróleo y combustibles del país.

/Por Erwin Seba/.*.