Viernes, 29 de Agosto de 2008

Rusia arremete contra la parcialidad de Occidente sobre Georgia

Reuters ·29/08/2008 - 13:30h

Reuters - Georgia y sus aliados occidentales esperaban el martes saber si el presidente ruso, Dmitry Medvedev, reconocerá como independientes a las regiones separatistas georgianas de Abjazia y Osetia del Sur, una medida que Washington ha señalado como inaceptable. En la imagen, un soldado vigila la entrada de una base militar en Senaki, en el oeste de Georgia, el 25 de agosto de 2008. REUTERS/Umit Bektas

Rusia acusó el viernes al Grupo de los Siete (G7) de parcialidad, en un intento por contrarrestar las condenas a su actuación en Georgia, que han incluido conversaciones en la Unión Europea sobre posibles sanciones.

Algunos gobiernos occidentales han criticado a Rusia por enviar tropas a su vecina Georgia, una ex república soviética, y por reconocer a las regiones separatistas georgianas de Osetia del Sur y Abjasia como independientes, situación que llevó a algunos analistas a trazar paralelismos con la Guerra Fría.

Respondiendo a un comunicado de esta semana de los ministros de Asuntos Exteriores del G7 que condenó la decisión del Kremlin de reconocer a las regiones rebeldes, el ministro ruso de Exteriores dijo que este había ignorado los argumentos de Moscú.

La condena del G7, conocida el miércoles, fue "sesgada y aspiraba a justificar los actos agresivos de Georgia", dijo en un comunicado el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia.

Varios diplomáticos europeos dijeron el viernes que Moscú había enviado una clara señal de que tomaría represalias si la Unión Europea impone sanciones para castigar al Kremlin por su intervención en Georgia en una cumbre de urgencia convocada para la próxima semana.

El ministro de Asuntos Exteriores de Francia, Bernard Kouchner, dijo que las sanciones sobre Rusia estaban entre las opciones que se están considerando antes de la reunión de los líderes de la UE el lunes. Fuentes diplomáticas en Bruselas dicen que no hay consenso acerca de la imposición de sanciones.

El jueves, en una señal de la creciente frustración rusa ante las críticas occidentales, el primer ministro Vladimir Putin acusó a Estados Unidos de orquestar el conflicto en Georgia, y relacionó la disputa con la cooperación rusa con Occidente en temas como comercio y la no proliferación nuclear.

Moscú ha expresado alarma por lo que ha llamado una mayor presencia naval occidental en el Mar Negro, una zona normalmente dominada por su propia flota.

Rusia lanzó un gran contraataque por tierra, mar y aire después de que la prooccidental Georgia enviara sus tropas en un fallido intento por retomar el control de Osetia del Sur hace tres semanas.

El Kremlin dijo que actuó para impedir que Georgia acabe con la población de Osetia del Sur, pero las potencias occidentales acusan a Rusia de usar una fuerza excesiva.

También están preocupadas por la presencia de tropas rusas en territorio georgiano, que podría comprometer el papel del país en el tránsito de petróleo y gas entre el Mar Caspio y los mercados mundiales.

/Por Christian Lowe y Conor Sweeney/. *.