Jueves, 28 de Agosto de 2008

Estrasburgo autoriza la extradición del hacker británico a EEUU

Reuters ·28/08/2008 - 18:46h

El Tribunal Europeo de Derecho Humanos autorizó el jueves la extradición del ciudadano británico Gary McKinnon desde Reino Unido hacia Estados Unidos, donde será juzgado por penetrar ilegalmente en 97 sistemas informáticos del Gobierno estadounidense, incluyendo los ordenadores de la NASA y el Pentágono.

Este informático de 42 años, que habría causado pérdidas que ascienden a los 700.000 dólares (475.000 euros) con sus incursiones, que se prolongaron durante 12 meses en el año 2002, podría enfrentarse a una multa de 1,75 millones de dólares y a 70 años de prisión si es condenado por acceder ilegalmente a ordenadores de organismos oficiales.

"La apelación está perdida", afirmó Karen Todner, abogada de McKinnon. "Está completamente apesadumbrado, todos lo están, su familia, su novia".

Todner dijo que su cliente recurrirá a la ministra del Interior, Jacqui Smith, para intentar persuadirla de reconsiderar su decisión previa y juzgar a su representado en Reino Unido.

"Si eso falla, será extraditado (...) probablemente en las próximas tres semanas", agregó.

Gary McKinnon, que ha sido recientemente diagnosticado con un tipo de autismo, había interpuesto una apelación ante la jurisdicción del Consejo de Europa el 29 de julio al estimar que las condiciones de detención a las que podría ser sometido en Estados Unidos podrían incluir tratos inhumanos o degradantes.

El pirata informático también pidió al tribunal que utilizara sus poderes para exigir al Gobierno británico que posponga su extradición mientras no haya examinado a fondo el asunto.

Esta petición de medidas "provisionales" fue rechazada por los jueces de Estrasburgo sin que el tribunal explicara las razones del procedimiento.

En julio McKinnon perdió su apelación ante el Supremo británico. En 2006 dijo a Reuters que solo era un tonto informático que quería saber si los alienígenas existían realmente y que se obsesionó con seguir las grandes redes militares en busca de pruebas.