Jueves, 28 de Agosto de 2008

Un piloto de Spanair pide no despegar desde la misma pista del siniestro de Barajas

El vuelo transportaba a familiares y féretros de las víctimas del accidente. Son cerca de 100 los auxiliares de vuelo de la compañía que no ocupan actualmente sus habituales puestos de trabajo, muchos de ellos por problemas de salud

EFE / PÚBLICO.ES ·28/08/2008 - 18:59h

Mostradores de Spanair en la T2 del aeropuerto de Barajas, abiertos para facturar el vuelo JK5024 con destino a Gran Canaria, el mismo que hace una semana se estrelló al intentar despegar. EFE/Sergio Barrenechea

Un piloto del vuelo de Spanair con destino a Gran Canaria, que transportaba a bordo a familiares y féretros de las víctimas del accidente de Barajas, ha pedido hoy permiso para no despegar de la pista asignada -la misma del avión siniestrado-, por consideración hacia el pasaje.

Fuentes de AENA han explicado que la torre de control de Barajas ha accedido a la solicitud del piloto y, en lugar de coger la pista L36, ha tomado la L15. Ello ha causado un retraso de media hora sobre el horario previsto de salida, a las 13.00 horas.

Este vuelo con destino a Gran Canaria opera bajo el código JK5024, antiguamente JK5200 (el del avión accidentado), que la compañía Spanair cambió dos días después del suceso.

Cerca de 100 bajas en Spanair, muchas por ansiedad 

Desde el siniestro aéreo de la pasada semana en Madrid, se han registrado "muchas bajas" por estrés y crisis de ansiedad, entre los tripulantes de cabina de pasajeros, más conocidos como auxiliares de vuelo. Así lo confirmó hoy un portavoz del Sindicato de Tripulantes Auxiliares de Vuelo de Líneas Aéreas de España (Stavla), quien señaló que algunos de sus empleados reciben apoyo psicológico.

Según explicó, la compañía no puede contar estos días con cerca de 100 tripulantes de los 1.100 que forman la plantilla. Unos trabajan como voluntarios en las oficinas dispuestas por Spanair para atender a los familiares de las víctimas, mientras que otros están de baja por sufrir crisis de ansiedad.

"La gente tiene mucha ansiedad y miedo", añadió la citada fuente. Una sensación que se extiende a los pasajeros, de manera que "muchos quieren bajarse del avión". La citada fuente puntualizó que el contrato de los auxiliares de vuelo contempla la posibilidad de ser eximidos de trabajar si no están preparados psicológicamente.

Desde el Stavla se insistió, no obstante, en que muchos trabajadores de la compañía están compensando estas bajas y se ofrecen a trabajar voluntariamente, cubriendo los huecos que dejan sus compañeros de baja. "Cubren vuelos que no les correspondería, para no dejar tirado a ningún avión", dijo. En este sentido, un portavoz del Sindicato de Tripulantes de Cabina (Sitcpla) explicó que los auxiliares de vuelo de Spanair están "arrimando el hombro y demostrando su profesonalidad" para "no dejar colgados los vuelos".

Un incremento del 4% en bajas

Según los datos del Sitcpla, desde el pasado miércoles ha habido un incremento del número de bajas entre el personal cercano al 4%. Ambos sindicatos coincidieron en destacar que todos los tripulantes de cabina que operen en España y que no estén trabajando el próximo 11 de septiembre intentarán asistir al funeral previsto ese día en la catedral de La Almudena (Madrid).

Finalmente, pidieron comprensión para el personal de vuelo de Spanair, en línea con otros llamamientos que pilotos y tripulantes han firmado en prensa.

Noticias Relacionadas