Jueves, 28 de Agosto de 2008

El Barça intenta reconstruirse para evitar un triplete blanco

Reuters ·28/08/2008 - 11:08h

Tras librarse de varios jugadores de alto nivel, nombrar a un nuevo entrenador y varios fichajes inteligentes, el Barcelona debería tener buenas posibilidades de impedir al Real Madrid hacerse con su tercer título de Liga consecutivo.

El año pasado, el club merengue aprovechó las penas del Barça para lograr una victoria fácil en la carrera por el título, pero el segundo año sin títulos de los catalanes provocó una pequeña revolución en el Barcelona.

Uno de los primeros cambios afectó al apacible entrenador holandés Frank Rijkaard, que perdió el puesto ante Pep Guardiola, poco experimentado como técnico, pero con la clase de conocimiento interno que debería permitirle manejar la atmósfera cargada que con tanta frecuencia domina en el club.

Guardiola ha prescindido de Ronaldinho, Deco, Edmilson, Lilian Thuram y Gianluca Zambrotta, a cambio del dinámico Daniel Alvés y el seguro Martín Cáceres para reforzar la defensa. Seydou Keita y Aleksandr Hleb llegaron procedentes del Sevilla y el Arsenal, respectivamente, para aportar la fuerza que falta en el medio campo.

Aunque en un principio se le consideró fuera de los planes de Guardiola, el explosivo Samuel Eto'o se ganó el indulto con varios partidos impresionantes en la pretemporada.

Y es que aunque el año pasado no lograran grandes éxitos, Eto'o, Lionel Messi y Thierry Henri siguen siendo tres de los delanteros más temidos del fútbol mundial.

DISTRAÍDOS

Mientras el Barça se concentra en reconstruir tanto la plantilla como la moral, el Madrid parece distraído por su infructuoso romance veraniego con Cristiano Ronaldo.

Dado que el portugués ha decidido quedarse en el Manchester United, el club se ha quedado sin jugador y se las ha arreglado para molestar por el camino a Robinho, al que según algunos medios pensaban utilizar para financiar la compra de Ronaldo.

Así que ahora Robinho considera irse al Chelsea, y los campeones de liga han reforzado su vestuario con un solo fichaje, el centrocampista holandés Rafael van der Vaart, del SV Hamburg.

A menos que hagan una compra tardía para hacerse con un nuevo delantero, parecen cortos de personal y demasiado dependientes de Raúl y Ruud van Nistelrooy para marcar goles.

Y el Villarreal, que el año pasado le arrebató al Barça el segundo puesto, ha hecho su habitual serie de fichajes bien pensados y es probable que vuelva a pelear por la Champions League, aunque tendrá que hacerlo sin el lesionado delantero turco Nihat Kahveci en la primera parte de la temporada.

Quedan el Sevilla, que con su moral recuperada podrá luchar por los primeros puestos de la tabla, y el Valencia, que tras una temporada traumática intenta iniciar una nueva etapa con el técnico Unai Emery.

Por último, el Atlético de Madrid se esforzará por consolidar su hueco entre la élite tras terminar cuarto el año pasado.

/Por Simon Baskett/