Miércoles, 27 de Agosto de 2008

El Atleti vuelve a lo grande

Los madrileños no pierden la concentración ni el orden defensivo, con Ujfalusi magistral, y acaban con los alemanes por la inspiración de sus delanteros. El regreso del ‘Kun’ resucita a su equipo

JOSÉ MIGUÉLEZ ·27/08/2008 - 23:22h

EFE - El delantero argentino del Atlético de Madrid, Kun Agüero, celebra su gol conseguido frente al Schalke 04, el del 1-0, durant el partido correspondiente a la vuelta de la última ronda previa de la Liga de Campeones que se disputó en el estadio Vicente Calderón de Madrid.

Vuelve el Atlético, el grande que un día fue. En el mejor día, en la noche que ponía en juego toda una temporada que ni siquiera ha comenzado, cuando estaba en liza mucho dinero pero mucho más orgullo, el equipo se desató con una actuación memorable. Seria primero, con la conquista de la eliminatoria tacita a tacita, y electrizante después. Volvió el Kun, se comprometieron sus compañeros con la camiseta que visten y el Calderón por fin disfrutó de una noche hermosa e inolvidable. La de su retorno al salón de los principales.

Y eso que si la afición esperaba al séptimo de caballería, se equivocó. El Atlético salió armado de paciencia, como si el reloj no invitara a la angustia sino a la relajación. Ni siquiera mostró especial interés por gobernar la pelota. Dio prioridad al orden, la concentración defensiva, sustos los justos. Y a partir de ahí buscó la puerta rival con toque pausado alternado con balones muy largos.

Volvió el Kun y se comprometieron sus compañeros con la camiseta que visten

El plan, efectivamente, dio sensación de seguridad por atrás, toda una novedad. Rápido Perea, expeditivo Heitinga y mariscal Ujfalusi, las tímidas insinuaciones del Schalke quedaban debidamente bloquedas. Sólo la moneda al aire que representa Pernía, combatiendo además por su flanco con el incansable Altintop, generaba ciertas preocupaciones. Y por arriba, nada, la espesura de costumbre. Sólo la cintura endemoniada de Simao daba para elevar el ánimo. Estaba también El Kun, pero como si no. El argentino comenzó montado en Babieca. Con aspecto de muy cansado, impotente y permanentemente vigilado. No le salía una, pero su presencia tenía una importancia espiritual que se palpaba sobre el césped, en compañeros y rivales, y sobre todo en la grada, que hervía en cuanto Agüero daba una zancada.

El gol escoge a su autor

No fue casualidad que fuera El Kun el que le pusiera el apellido al tanto del Atlético. Las cosas del destino, el gol escoge a su autor. Pero el héroe de la jugada fue realmente Perea, que dobló a Maxi con un rigor muy convencional y soltó un centro enroscado que no se le presuponía. La pelota le cayó a Forlán, que controló y remató un misil con el 1-0 grabado. Un milagro hizo que la pelota tropezara en una cabeza germana en la misma línea de gol y que saliera despedida de nuevo a los pies del colombiano reconvertido a lateral. Perea volvió a centrar y encontró la cabeza libre del Kun. Dos centros consecutivos de Perea, ya de por sí una quimera, y además precisos, dando siempre con un compañero y un remate. Toda una sorpresa, toda una señal.

El Atlético remató la eliminatoria hasta emborracharse de goles y euforia

El gol hizo más fuerte al Atlético, más convencido, pero no modificó su manera de comportarse. La cabeza siempre por delante del corazón. Con más treguas que ataques y sin ninguna concesión en la retaguardia. Y con el equipo muy partido, tanto que la mejor vía de ataque fueron los pelotazos largos en busca del Kun, que se fue viniendo arriba hasta dejar dos o tres maniobras memorables, y de Forlán, indesmayable. Una suerte más próxima al contragolpe que al ataque, pero que arañaba ocasiones de importancia. Simao disparó al palo al filo del descanso. Y nada más arrancar la segunda parte, irrumpió Forlán y su golazo.

Tras el 2-0, con el Schalke más dominador, el Atlético se salió a la contra. El Kun se reencontró, puso a la grada boca abajo y el Atlético remató la eliminatoria hasta emborracharse de goles y euforia. El Calderón fue una fiesta. Al fin.

FICHA TECNICA.

RESULTADO: ATLETICO, 4 - SCHALKE, 0 (1-0, al descanso).

ATLETICO: Leo Franco; Perea, Heitinga, Ujfalusi, Pernía; Maniche (Assunçao, min. 72), Raúl García, Simao, Maxi Rodríguez; Forlán (Luis García, min. 70) y Agüero (Sinama Pongolle, min. 86).

SCHALKE: Schober; Westerman, Höwedes, Bordon, Pander; Jones (Asamoah, min. 76), Rakitic, Ernst, Kobiashvili (Rafinha, min. 65), Altintop; y Kuranyi.

GOLES: 1-0. Minuto 18. Agüero. 2-0. Minuto 50. Forlán. 3-0. Minuto 82. Luis García. 4-0. Minuto 86. Maxi Rodríguez, de penalti.

ARBITRO: Frank de Bleeckere (BEL). Amonestó a Forlán (min. 50), a Pernía (min. 52) y a Maxi (min. 64) por el Atlético y a Ernst (min. 31), a Jones (min. 44) y a Altintop (min. 55) por el Schalke 04. Expulsó a Pander (min. 85) por el Schalke 04.

Noticias Relacionadas