Miércoles, 27 de Agosto de 2008

La nueva financiación autonómica se pagará a plazos

El Gobierno ofrece a las autonomías entregar en varios años los recursos adicionales que reclaman, dadas las limitaciones del Presupuesto para 2009

P. GONZÁLEZ / D. MIRÓ ·27/08/2008 - 21:55h

El Gobierno está dispuesto a dar más dinero para compensar a las autonomías que se sienten perjudicadas por los desajustes del sistema de financiación vigente. Este es ahora uno de los principales escollos en la negociación de nuevo modelo de financiación para las arcas regionales que está en marcha. Pero las limitaciones del Presupuesto del Estado para 2009, en un contexto de crisis económica, impiden encajar las reivindicaciones autonómicas.

Por eso, el Ejecutivo plantea que la compensación pueda realizarse “poco a poco, de forma escalonada en el tiempo”, según fuentes gubernamentales. Se trataría de distribuir esos recursos adicionales en varios  años, de forma que no fuera más gravoso para las arcas del Estado, que el próximo año estarán en números rojos.

El gasto del Presupuesto aumenta en 2009 en 5.300 millones de euros (hasta los 157.870 millones), sin contar el dinero extra para hacer frente al aumento del paro. Con eso hay que atender la subida salarial de los funcionarios, la dotación para Dependencia, el aumento de las inversiones en infraestructuras, la mejora de las becas... y el nuevo modelo de financiación regional.

Pero no llega para satisfacer las peticiones de las autonomías (que oscilan entre los 4.000 y los 7.000 millones). Por eso, los medios consultados insisten en que la mejor solución es pagar a plazos, frente a la opción de más déficit (que elevaría el endeudamiento del Estado y agotaría el colchón generado con el saneamiento de las finanzas públicas durante la pasada legislatura). El propio Estatut catalán da un margen de tres años.

La reforma supondrá variar la recaudación fiscal que se traspasa a las autonomías. Ahora, reciben el 33% del IRPF, el 35% del IVA y el 40% de los Impuestos Especiales; el nuevo modelo eleva esos porcentajes al 50% para IRPF e IVA, y al 58%, para los Especiales. Pero reduce el  Fondo de Suficiencia, una transferencia estatal que completa los ingresos autonómicos que no  alcanzan a cubrir sus necesidades de gasto.

El Presupuesto se resentirá por los fondos adicionales que el Ejecutivo está dispuesto a aportar para compensar a las regiones en las que el aumento de la población de los últimos años ha elevado sus gastos más que los recursos que obtenían del sistema vigente, como Catalunya, Madrid y Valencia. El Gobierno baraja también aumentar el dinero para las regiones con menor crecimiento de población, a las que el cambio de modelo, en el medio plazo, podría limitar sus recursos. Para estas podría haber un nuevo fondo o un aumento del Fondo de Compensación Interterritorial.

El vicepresidente económico, Pedro Solbes, se resiste a  traducir en una cifra la nueva financiación. Según las fuentes consultadas, la intención es diseñar primero un modelo “razonable” y luego encajar las peticiones autonómicas. Lo contrario, según estos medios, sería repetir la negociación de 2001, con el Gobierno del PP, en la que “primero se pactó con cada autonomía  y luego se diseñó un modelo que se ha visto que no ha funcionado”. El Gobierno, además, no quiere limitar los gastos que el sistema debe cubrir sólo a Educación, Sanidad y Servicios Sociales (añade, por ejemplo,  Justicia), aunque aceptaría algún ajuste en este punto.

Noticias Relacionadas