Miércoles, 27 de Agosto de 2008

Rusia bloquea la entrada de ayuda a Osetia del Sur

Moscú niega a la UE el derecho a atender a los damnificados en la provincia rebelde. La ONU calcula que hay 160.000 afectados por el conflicto

DANIEL BASTEIRO ·27/08/2008 - 21:48h

El cerco ruso sobre Osetia del Sur impide la entrada de ayuda humanitaria a buena parte de la región. La justificación de Moscú: sólo Rusia tiene la infraestructura adecuada para canalizar lo que se está enviando a la zona. La Comisión Europea, que ya ha enviado seis millones de euros, lamentó ayer el bloqueo y negocia con Moscú el libre acceso de sus equipos humanitarios. Por si fuera poco, la abundante presencia de minas complica aún más el acceso a varias zonas, como los alrededores de Gori.

Un experto de la Comisión Europea recordó ayer la importancia de que sean organismos que no son parte del conflicto, los que distribuyan la ayuda humanitaria. Sólo el Comité Internacional de la Cruz Roja tiene acceso a un área que, por otra parte, no es la más castigada.

Para la Comisión, las condiciones de los desplazados y refugiados a otras partes de Georgia son un problema mayor. Las cerca de 100.000 personas, que según el Gobierno georgiano han tenido que abandonar sus casas, sí se benefician de los seis millones de euros de la Comisión Europea, procedentes del presupuesto comunitario.

La cerrazón rusa no es nueva. La Comisión ha recordado las idénticas dificultades en el caso de Chechenia, donde Moscú ha intervenido militarmente en numerosas ocasiones en los últimos años.

Además de la ayuda de la Comisión, otros países han colaborado por su cuenta. En el caso de España las donaciones se elevan a medio millón de euros, lejos de los casi tres millones de Suecia o el millón y medio de Alemania. EEUU, principal aliado del Gobierno georgiano, ha enviado dos barcos con material y personal de ayuda. Han tenido que desembarcar en el puerto de Batumi y no en el de Poti, donde todavía se registra presencia militar rusa.

El conflicto arroja números más que preocupantes. La ONU cifra en 158.700 las personas afectadas por los enfrentamientos, entre las que están esos 100.000 desplazados de los que habla Tiflis. Rusia también aporta datos de refugiados. Según el Ministerio de Emergencias, cerca de 15.000 osetios han buscado cobijo en suelo ruso.