Miércoles, 27 de Agosto de 2008

Una bacteria ayuda a regenerar el terreno que queda tras el deshielo glaciar

PÚBLICO ·27/08/2008 - 21:00h

El glaciar Puca (Perú).

Cuando un glaciar desaparece, la vida vegetal toma su lugar gracias a las cianobacterias, unas bacterias primitivas que colonizan la zona, la enriquecen de nutrientes y evitan desprendimientos de tierra.

Así lo explica un estudio sobre el proceso natural que sigue al deshielo de los glaciares, publicado por la revista Proceedings de la Real Academia de la Ciencia de Reino Unido.

Hasta ahora se desconocía qué ocurre durante los años transcurridos entre el deshielo y la aparición de vegetación, en los que el paisaje se muestra inhóspito.

Por eso, para conocer cómo actúa la naturaleza para repoblar estas zonas, investigadores de la Universidad de Colorado (EEUU) decidieron analizar el estéril terreno de los Andes Peruanos a los pies del glaciar Puca, que se derrite 20 metros cada año.

Tras cinco años de análisis, sus resultados muestran que la primera pobladora de esta zona fue la cianobacteria, la misma que permitió que se desarrollara la vida en la Tierra, liberando oxígeno a la atmósfera, hace casi 3.400 millones de años.

Pero parece no ser el único efecto sobre la vida de esta habitante primitiva. Su presencia en las zonas anteriormente heladas ha demostrado aumentar los niveles de nitrógeno, un nutriente esencial para que vivan las plantas y que ha permitido la llegada vegetación a tierras antes abandonadas.

Noticias Relacionadas