Miércoles, 27 de Agosto de 2008

Científicos de EEUU consiguen convertir células comunes en productoras de insulina

Los investigadores han conseguido modificarlas sin necesidad de emplear células madre, lo que supone un gran paso hacia la medicina regenerativa

EFE ·27/08/2008 - 19:50h

Científicos estadounidenses han conseguido convertir células vivas ordinarias en otras capaces de producir insulina, un descubrimiento que ayudará a combatir la diabetes y que supone un gran paso hacia la medicina regenerativa.

Para conseguirlo, los investigadores han utilizado tres genes de un virus común para transformar células exocrinas, que cubren el 95% del páncreas, en células beta, que no son tan numerosas y cuya función es producir la insulina. Las células beta son las primeras que desaparecen en los pacientes que padecen diabetes del tipo 1, conocida como diabetes juvenil. En esta forma de diabetes, las células beta del páncreas ya no producen insulina porque el sistema inmunitario del cuerpo las ha destruido por un proceso autoinmune.

Lo novedoso es que con esta técnica, que de momento ha sido sólo probada en ratones y que los investigadores han denominado "reprogramación directa", han conseguido modificar células vivas, sin necesidad de emplear células madre, que hasta ahora han sido indispensables en todos los esfuerzos para regenerar tejidos.

El doctor Douglas Melton, que ha dirigido este estudio en el que han participado investigadores de la Harvard Medical School y del Hospital Infantil de Boston, indicó que, en teoría, este hallazgo abre la puerta para utilizar esta técnica con otro tipo de células humanas del hígado o de la piel.

El hallazgo abre la puerta para utilizar esta técnica con otro tipo de células del hígado o de la piel  

El equipo, que ha publicado su investigación en la revista Nature, ha explicado que han trabajado con ratones diabéticos que no tenían la insulina necesaria que producen las células del páncreas para ayudar al cuerpo a convertir los alimentos en energía. La dificultad fue encontrar los genes que hacen funcionar a las células beta para que fabriquen la insulina, porque, aunque cada una lleva el código genético completo, sólo ciertos genes están trabajando en el momento de producirla.

De los más de 1.000 genes que estudiaron, finalmente concluyeron que sólo se necesitaban tres: Ngn3, Pdx1, y AFP, que introdujeron a través de un virus de un resfriado corriente para que llegara a los jugos gástricos donde se encuentran las células exocrinas.

Una vez dentro los genes, descubrieron que alrededor del 20% de las células exocrinas se convirtieron en células beta capaces de producir insulina, y que se redujo el aumento de los niveles de azúcar en la sangre de los ratones.

Los investigadores creen que el método podría funcionar primero en las personas con diabetes del tipo 2, cuyo cuerpo ya no es capaz de producir insulina. En el caso de la diabetes de tipo 1 todavía tienen que afrontar cómo evitar el "auto-ataque" que hacen las defensas del cuerpo a las células beta, ya que cualquier célula transformada sería destruida.

No obstante, antes de comenzar los experimentos en las personas, el equipo médico quiere encontrar la manera de transformar las células sin necesidad de utilizar un virus.

Noticias Relacionadas