Miércoles, 27 de Agosto de 2008

La "lotería" más difícil de evitar

Los ciudadanos creen que el cáncer se debe a factores externos y no controlables

AINHOA IRIBERRI ·27/08/2008 - 00:01h

El cáncer es una de las enfermedades más prevalentes y ataca por igual a pobres y ricos. Por esta razón, y a pesar de que cada vez son más los factores de riesgo identificados que aumentan la probabilidad de padecerlo, la mayoría de la población considera que son las circunstancias externas –aquellas que la acción del hombre no puede modificar, como la polución– las que más influyen en la aparición de la enfermedad, por encima de otras controlables como el tabaquismo, el consumo de frutas y verduras o la obesidad.

Esta es una de las conclusiones de una multitudinaria encuesta –han participado 29.925 personas de 29 países, incluido España– que se presentará hoy en el Congreso Mundial de Cáncer que se está celebrando en Ginebra, Suiza. La investigación pretende analizar las creencias de la sociedad en torno a las enfermedades oncológicas y ha dividido los resultados según el tipo de país participante, a los que a su vez ha clasificado en ricos, de ingresos medios y pobres.

Así, se observa que la nacionalidad influye sobre todo en la percepción de las posibilidades de cura. Mientras que un 83% de los participantes de los países ricos cree que el cáncer puede curarse, el porcentaje desciende a poco más de la mitad (52%) si la pregunta se hace en los países más modestos. Pacientes que se involucranUno de los resultados que más ha sorprendido al equipo encargado de analizar la encuesta –dirigida por el director del Consejo del Cáncer de Victoria (Melbourne, Australia), David Hill– es el que se refiere a la necesidad del paciente de involucrarse en las decisiones terapéuticas. Ahí, las diferencias según el nivel económico de los participantes son muy elevadas. En plena era de Internet, cuando la información sobre salud es accesible para todos, las personas de los países más pobres no quieren tener nada que ver con su tratamiento. El 75% cree que es el médico el que debe decidir toda la estrategia terapéutica. En el otro extremo, sólo el 11% de los participantes de los países ricos apuesta por esa vía. La opción preferida (por el 43%) es una decisión conjunta médico-paciente.

Respecto a los factores de riesgo para padecer un cáncer, la exposición al sol sin protección fue el más reconocido por los participantes, junto con el tabaquismo.

Más del 90% de la población de los países más ricos era consciente del riesgo de estos dos factores. En general, los habitantes de los países de ingresos elevados están mucho mejor informados sobre lo que puede provocar cáncer que los de las zonas más pobres.

Preocupados ¿sin razones para ello?

 La encuesta del Congreso Mundial de Cáncer pone de manifiesto que hay circunstancias que la gente percibe como asociadas a esta enfermedad, aunque ningún estudio haya siquiera sugerido que tengan que ver con ella. Las más llamativas son el estrés, que el 57% de la población de los países ricos considera asociado al cáncer, y la exposición a la polución, vista como riesgo por el 78% de los participantes de esos mismos países. Más de una cuarta parte de la población de estas áreas ve también el uso del móvil –un asunto que genera controversia- como factor de riesgo.

Noticias Relacionadas