Martes, 26 de Agosto de 2008

Obama lucha por quitarse de encima el cliché de 'elitista'

La opinión pública, jaleada por McCain y Clinton, pone en duda que el candidato demócrata a la Casa Blanca esté del lado de la clase trabajadora

PÚBLICO.ES ·26/08/2008 - 19:54h

“Lo criaron unos abuelos que pertenecían a la clase trabajadora y una madre sola que luchaba para pagar las facturas igual que nosotros”. Michelle Obama salió el lunes en defensa de su marido durante su participación en la convención demócrata de Denver, para tratar de acallar las voces que tachan al candidato presidencial de elitista.

Esa etiqueta que cayó antes sobre Gore y Kerry, persigue ahora a Obama por decir en un discurso en San Francisco que la crisis económica vuelve “rencorosa” a la gente de las pequeñas ciudades y hace que se aferren a “dios y las armas”.

Las palabras de Obama dejaron a sus adversarios un flanco por donde atacar y tanto McCain como Clinton sembraron el debate en la opinión pública sobre si Obama era o no un candidato elitista. Obama pidió perdón y reconoció que quizá debería haber medido más sus palabras. Y por eso la señora Obama sacó a relucir el pasado humilde del senador de Illinois.

De esta manera, quiere marcar la diferencia entre su marido y el candidato republicano, capaz de llevar unos zapatos Ferragamo de 520 dólares o admitir en público que no sabe cuántas casas tiene. Además, su mujer Cindy posee una gran fortuna gracias a la cervecera de su padre, Hensley & Co.

En una entrevista para ‘Libération’, Fredrick Harris, profesor de Ciencia Política en la Universidad de Columbia, dijo que “Obama juega con su carisma, pero puede parecer demasiado brillante, algo que en EEUU sigue provocando rechazo en el caso de un político”

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad