Lunes, 25 de Agosto de 2008

El PSC evita comprometer su apoyo a los Presupuestos

Los socialistas catalanes cierran filas con la estrategia negociadora del Govern

DAVID MIRÓ ·25/08/2008 - 23:39h

El PSC no cree que sea el momento de hablar de los Presupuestos Generales, sino de conseguir un buen acuerdo de financiación, pero tampoco puede comprometerse con unas cuentas que "todavía no se conocen". Así lo dijo ayer el secretario de Organización del PSC, José Zaragoza, después de la primera reunión de la Ejecutiva del partido tras las vacaciones. Zaragoza sudó tinta para mantener la incógnita sobre los presupuestos y, al mismo tiempo, evitar cualquier roce con el PSOE.

El caso es que Montilla ordenó ayer volver a una posición de calculada ambigüedad, después de que el ministro de Trabajo y miembro del PSC, Celestino Corbacho, declarara que apoyarían los Presupuestos "como siempre". Según Zaragoza, Corbacho explicó ayer que su postura "es la misma que la de Castells y Montilla", alejando así cualquier atisbo de división interna.

Preguntado por enésima vez sobre si estaba en condiciones de garantizar el voto favorable a los Presupuestos, José Zaragoza no aclaró gran cosa: "Yo no puedo garantizar nada, sólo soy el secretario de Organización". El dirigente socialista se quejó de que se les quiera "hacer jugar un partido en el que no estamos" y advirtió que "no se trata de ir enseñando las cartas antes de tiempo".

Y es que esa ambigüedad que tantos nervios provoca en el PSOE se explica en parte por el pressing a que está sometido el PSC por parte de CiU y sus socios de gobierno (ICV y ERC), que están convencidos de que los Presupuestos son la única palanca válida para conseguir una buena financiación. Para Montilla, en estos momentos, comprometer a cualquier precio el voto del PSC a las cuentas del Estado sería tanto como admitir que sus 25 diputados no sirven para nada.

Optimismo oficial

"El PSC apoya de forma unánime al Govern en su estrategia negociadora", repitió de forma machacona Zaragoza, "y estamos convencidos de que se conseguirá un buen resultado". Y añadió: "No nos cabe en la cabeza que no haya unos presupuestos buenos para Catalunya".

Zaragoza no se olvidó de CiU y afeó al diputado Francesc Homs que calificara a Zapatero como "el presidente más falso de la democracia". Para el PSC estos improperios son un "error" que no ayudan a crear un clima adecuado para el acuerdo.

Como era de esperar, CiU no se quedó callada. Su portavoz adjunto, Josep Maria Pelegrí, pidió al PSC que se deje de declaraciones "frívolas" y "diga si realmente son el PSOE y votarán los Presupuestos". Para Pelegrí, ha llegado la hora de "acciones y no de palabras". O sea, de dejarse de ambigüedades.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad