Lunes, 25 de Agosto de 2008

Serbia rinde culto a Bob Marley

Un remoto pueblo serbio, junto a la frontera con Rumanía, ha presentado la primera estatua que homenajea al líder del reggae jamaicano en Europa para promover la tolerancia en la región

AGENCIAS ·25/08/2008 - 13:00h

AFP - Imagen de la estatua eregida en homenaje a Bob Marley en el pequeño pueblo serbio.

Un monumento a la memoria de Bob Marley, presentado como la primera estatua en Europa del icono del reggae jamaicano, fue descubierta ante varios miles de personas en Banatski Sokolac, un pequeño pueblo en los confines de Serbia, cerca de la frontera con Rumanía.

El acto se llevó a cabo el sábado por la noche cuando dos artistas balcánicos, uno procedente de Serbia y otro de Croacia, presentaron el monumento. La estatua, que mide unos dos metros, representa a Bob Marley con su guitarra, peinado con su gorro rasta y con el puño derecho apuntando al cielo y pretende apoyar la tolerancia en una región que todavía se está recuperando de las consecuencias de la guerra.

"Bob Marley combatiendo por la libertad armado con una guitarra", se puede leer en la base del monumento.

Los serbios, a ritmo de reggae 

La estatua se alza cerca de la escuela local de primaria y frente al lugar en el que se celebra, desde hace cuatro años el festival de música Rock Village.

La inauguración atrajo al apacible pueblo de Banatski Sokolac a miles de amantes del reggae venidos de todos los rincones de Serbia, muchos de ellos agitando banderas jamaicanas y retratos del artista.

La noche estuvo dedicada a los ritmos caribeños y reunió a varias generaciones. Estuvo animada por uno de los principales grupos locales de reggae, Del Arno Band, y por los jamaicanos Ras Abraham & the Irie Vibes, invitados especialmente para la ocasión.

Otras estatuas

Por su parte, la población bosnia de la ciudad de Mostar erigió una estatua de Bruce Lee y, además, un grupo de ciudadanos serbios en el norte del país levantó otra de Rocky Balboa.

Después de la ruptura de la antigua Yugoslavia y del derramamiento de sangre tras la guerra de los balcanes, la gente se quiere desligar de los modelos ligados a los acontecimientos de la década de los 90 y prefiere a otras figuras que no representen nada de la región.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad