Lunes, 25 de Agosto de 2008

Cerca de 22 muertos por combates tribales en Pakistán

La lista de fallecidos por los combates entre tribus rivales se suma a la de los producidos por los numerosos atentados y ataques que asolan el país

EFE ·25/08/2008 - 11:48h

EFE - Una fotografía de archivo que muestra a talibanes paquistaníes en la región tribal del sur de Warizistán junto a la frontera con Afganistán.

Al menos 22 personas, 18 de ellas integristas, han muerto y otras 38 resultaron heridas en combates entre tribus rivales en la demarcación paquistaní de Kurram, fronteriza con Afganistán.

Según la cadena privada Dawn, los enfrentamientos entre estas tribus, que pertenecen a las sectas suní y chiíta del Islám, se han intensificado en varias áreas de Kurram, adonde están llegando integristas de otras zonas del conflictivo noroeste de Pakistán.

Las tribus tori y bangash intercambiaron fuego de artillería y de mortero y usaron armas automáticas en unos combates que ya duran 19 días y que se han cobrado la vida de al menos 437 personas, mientras que el número de heridos asciende a 550, según Dawn.

Otros 10 muertos por los talibanes

Por otra parte, otras 10 personas murieron cuando un misil impactó contra su residencia en el conflictivo valle norteño de Swat, en un ataque reivindicado por los talibanes paquistaníes.

Según la cadena privada Geo TV, entre las víctimas mortales se encuentra el hermano del diputado de la cámara regional de la Provincia de la Frontera del Noroeste (NWFP) Iqbal Ahmed Khan.

El ataque con obús, a causa del cual perdieron la vida también los dos hijos del legislador y siete guardias de seguridad, tuvo lugar en el área de Kabal, donde ya ayer murieron siete civiles al impactar contra sus viviendas fuego de mortero del Ejército.

Esta nueva ofensiva en Swat fue lanzada el pasado sábado tras registrarse dos atentados contra puestos policiales en el valle, que se cobraron la vida de 15 personas.

Impotencia del gobierno

Aunque el Gobierno paquistaní formado a finales de marzo apostó en un principio por dialogar con los insurgentes dispuestos a abandonar la violencia, las negociaciones de paz han quedado suspendidas y el Ejército lleva a cabo operaciones en varias regiones del conflictivo noroeste paquistaní.

La más importante tiene lugar en la demarcación tribal de Bajaur, en la frontera con Afganistán, donde más de 600 personas han muerto desde que se inició la ofensiva militar, hace tres semanas.

El Gobierno paquistaní amenazó recientemente con lanzar una operación militar en la zona para poner fin a los choques, aunque de momento no lo ha hecho.

El noroeste paquistaní es escenario habitual de atentados, combates constantes entre los insurgentes y las fuerzas de seguridad y enfrentamientos entre tribus.

Aunque en un principio el Gobierno apostó por negociar con los islamistas dispuestos a abandonar la violencia, los acuerdos de paz que se han firmado están suspendidos y el Ejército lleva a cabo dos operaciones en la región.

Noticias Relacionadas