Lunes, 25 de Agosto de 2008

Rubalcaba admite la "posibilidad" de que algún cadáver no se pueda identificar

El ministro asegura que ya son 90 los cuerpos de las víctimas que han podido ser identificados

EUROPA PRESS ·25/08/2008 - 09:15h

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha anunciado que son ya 90 los cuerpos de las víctimas del accidente áereo que han podido ser identificados, de manera que quedarían 63 por completar el proceso, y admitió que existe la "posibilidad" de que algún cuerpo no pueda ser identificado.

En declaraciones a la SER, el ministro ha indicado que "la mayoría de los casos se resolverán en los próximos días", esta misma semana. "Estamos trabajando día y noche, y bien", afirmó el ministro.

Rubalcaba subrayó que el proceso de identificación a través de las muestras de ADN no es tan sencillo como el de las huellas dactilares y que, además, se hna encontrado con "más dificultades que las previstas", debido al "mal estado de algunas muestras".

En cualquier caso, el ministro garantizó que la seguridad es, junto a la celeridad, la pauta del proceso, de manera que las identificaciones serán seguras "al cien por cien". "Somos conscientes de lo que están pasando, del dolor y del sufrimiento que están pasando, y que es verdad que cuanto antes lo hagamos es mejor para mitigar ese dolor, para iniciar el duelo, pero es necesario que se haga con seguridad", insistió.

Identificaciones complejas

"¿Puede quedar algún cuerpo sin identificar? Pues yo no lo sabría decir en este momento, es una posibilidad que existe", indicó el ministro, que, no obstante, confió en que "el buen trabajo de la Guardia Civil, de la Policía, del Instituto Anatómico Forense, la colaboración impecable y exhaustiva del juez" permita "completar el proceso lo más rápidamente posible".

Este fin de semana Rubalcaba ya explicó que algunos casos serían más complejos, como el de personas de origen extranjero o el de un niño adoptado, dada la dificultad de obtener muestras para comparar su ADN.

Por lo que se refiere a la relación con la compañía áerea, Rubalcaba indicó que después de "unos primeros momentos difíciles", sobre los que aseguró que no quiere "volver", la "colaboración" con Spanair "ha sido cotidiana y diaria". "Es un tema que ha pasado, sobre todo los primeros momentos de tensión, ahora la colaboración es buena", aseguró.

Además, consideró que la aerolínea está "haciendo un esfuerzo para explicar a las víctimas lo que ha pasado".

Dos líneas de investigación

El ministro explicó que en estos momentos hay "dos procesos de investigación en marcha", una judicial para determinar "las causas del accidente, que tendrá al final sus trámites y que es secreta", y otra técnica que lleva a cabo "una comisión de investigación independiente" formada, que incluye, además de a de técnicos españoles, a "representantes de una agencia de seguridad norteamericana y de la compañía que fabrica el avión", y que está trabajando "sobre las cajas negas y el conjunto de incidios y declaraciones que les puedan permitir acceder a las causas del accidente".

"Los primeros interesados desde luego en saber las causas son las víctimas, y yo creo que lo van a saber, pero además de estas personas que están pasando muy malos momentos, por la seguridad del conjunto de los ciudadanos que en el mundo utilizan aviones de este modelo MD, tenemos que saber lo que ha pasado", apostilló Rubalcaba, antes de asegurar que el interés "máximo", es no sólo de las autoridades auronáuticas de España, sino "del mundo en general y de la propia empresa".

Por ello, preguntado por la conveniencia de abrir un debate sobre la seguridad aérea, que ayer defendió el vicesecretario de Política Autonómica y Local del PP, Javier Arenas, el titular de Interior indicó que, cuando sucede un accidente como este, hay que "echar la vista atrás y ver qué ha pasado e investigar lo más que se pueda".

No obstante, defendió que contamos con "un buen sistema de seguridad, un sistema de prevención adecuado" y subrayó que en España losa viones "pasan las revisiones que pasan en todo el mundo", ya que, además, "este asunto de la aviación está protocolizado".

"Estos aviones de Spanair tenían inspecciones propias de la compañía, inspecciones de la Administración aeronáutica española, inspecciones europeas que se realizan por sorpresa en los aeropuertos", aseguró el ministro, no sin defender que "si se puede mejorar" el sistema habrá que hacerlo.

Noticias Relacionadas