Sábado, 23 de Agosto de 2008

La presión fiscal cede por primera vez desde 2001

Tributos y cuotas suponen el 35,03% del PIB, dos puntos menos que en 2007

P. GONZÁLEZ ·23/08/2008 - 18:37h

El intenso debilitamiento de la actividad económica se ha traducido, entre otras cosas, en unos menores ingresos públicos por impuestos y cotizaciones, que han reducido su peso en el conjunto de la economía (lo que se conoce como presión fiscal).

El frenazo de la recaudación ha alterado las finanzas públicas, y las cuentas del Estado comienzan a mostrar números rojos, después de varios años de superávit. El parón de los ingresos afecta a todas las Administraciones Públicas, como lo reflejan las estadísticas de la Intervención General del Estado de la primera parte de 2008.

Entre enero y marzo, los ingresos por impuestos y por cotizaciones sociales del conjunto de las administraciones ascendieron a 95.460 millones de euros, apenas un 2,4% superior a los del mismo periodo de 2007 (en aquel trimestre, el crecimiento de los recursos públicos fue del 9,3%) El volumen de impuestos y cuotas de todas las administraciones equivale, una vez realizado el ajuste por recaudación incierta, al 35,03% del PIB. Es algo más de un punto inferior al porcentaje registrado un año antes; y dos puntos menor que la tasa de todo el año 2007.

El dato del primer trimestre de 2008 se come casi todo lo que aumentó la presión fiscal en la pasada legislatura, dos puntos y medio, y rompe la tendencia al alza de los últimos años. El dinamismo de los ingresos públicos, que habían estado creciendo por encima del propio aumento de la economía, provocó un aumento de la presión fiscal global.

Matizaciones de Solbes 

Ello, de alguna manera, contradecía el compromiso de Rodríguez Zapatero de no aumentar dicha presión fiscal. El vicepresidente económico, Pedro Solbes, matizó repetidamente que tal incremento no respondía a una elevación de los impuestos sino a que existían más contribuyentes y a la mejora en la gestión.

Ahora, los ingresos públicos crecen bastante menos que la economía: un 2,4%, frente al 5,8% del PIB nominal del primer trimestre. Pero los impuestos más directamente relacionados con la actividad económica y el consumo registran ya importantes descensos.

Los recursos procedentes del IVA para el conjunto de las Administraciones Públicas descienden un 4,3%, y el resto de impuestos sobre la producción y las importaciones, un 11,6%.

Mejor marchan los tributos ligados a la renta y el patrimonio, que todavía aumentan un 11,3%, por la creación de empleo y por la inercia positiva de los resultados empresariales en la primera parte del año. Por lo mismo, los recursos por cotizaciones sociales crecen en el trimestre un 7,2%.

Superávit del 1,66% del PIB hasta marzo

Balance positivo: Las cuentas del conjunto de las Administraciones Públicas (Estado, autonomías y municipios) arrojan en el trimestre un superávit de 18.575 millones, lo que equivale al 1,66% del PIB. Un año antes, era del 2,16%.

102.000 millones de ingresos: En conjunto, las administraciones ingresaron 102.016 millones hasta marzo, sólo un 2,1% más. Impuestos y cotizaciones sociales suponen el 93% de sus recursos.

83.400 millones de gastos: Los pagos de Estado, autonomías y municipios aumentaron en el primer trimestre un 8,1%, hasta los 83.441 millones.

Noticias Relacionadas