Viernes, 22 de Agosto de 2008

Cinco días sin comer por la financiación de su pueblo

Un alcalde granadino presiona al Gobierno andaluz con una huelga de hambre

ANA JURADO ·22/08/2008 - 21:03h

Cinco días lleva Pedro Fernando García, alcalde de Polopos-La Mamola, municipio granadino que no llega a 1.300 habitantes, en huelga de hambre. Cinco días que ha pasado “a base de agua, azucarillos para mantener el nivel de azúcar y tabaco”, según explica, y en los que ha llegado a perder entre 5 y 6 kilos. Su objetivo: presionar a la Junta de Andalucía y a la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) para acelerar la negociación para la reforma de la financiación local.

García, que en 2007 se presentó por la Agrupación Socialista Independiente, está pagando su aislamiento político con la indiferencia generalizada de los grandes partidos y de las instituciones a las que pretende presionar.  El regidor advierte de que mantendrá su desafío hasta final de mes.

El alcalde no piensa que la huelga de hambre sea una medida excesiva, más aún cuando la negociación entre la FEMP, que reclama una deuda de casi 7.000 millones al Estado, y el Gobierno parece no avanzar al ritmo previsto, relegada por la reforma de la financiación autonómica. “Ningún Gobierno ha acometido en su justa medida [la reforma] desde el año 1979, cuando se esperaba la reforma del pacto local”, denuncia García. A este problema se le añade el del agravamiento de la crisis inmobiliaria, que ha aumentado la insuficiencia económica de los ayuntamientos, muchos de los cuales denuncian una situación de asfixia financiera.

Anímicamente bien

El regidor asegura que anímicamente se encuentra muy bien, que recibe cada día el apoyo de su pueblo, de numerosos alcaldes de todo el país y de todos los partidos políticos. Pero la realidad es que pocas voces se han alzado a su favor, el menos de puertas hacia afuera. El PSOE de Granada calificó de “acto teatral” su huelga, mientras que el  PP se ha limitado a atacar a la Junta por convertir en “mendigos” a los regidores. “Sería un acto teatral  si fuese seis meses antes de las elecciones, no tres años antes”, se defiende el alcalde. Tampoco ha hecho explícito su apoyo la FEMP. Fuentes de la federación explican que “hay otras formas” de ejercer esta reivindicación, aunque señala que “es una medida personal respetable que representa el sentir general de todos los alcaldes de España”.

Izquierda Unida, por su parte, ha sido el único partido que ha roto una lanza en favor del alcalde con la visita de varios regidores vecinos. Julio Bernardo Castro, responsable de Política Municipal de IU en Granada, lanza un mensaje a PSOE y PP: “No usen al alcalde como un elemento en la estrategia de confrontación”.