Jueves, 21 de Agosto de 2008

"Ese avión no debió salir, presidente"

La valentía de los tres menores supervivientes conmovió a los bomberos que los rescataron

ESTHER PANIAGUA ·21/08/2008 - 20:12h

EFE - La Reina saluda a miembros de los Bomberos y de Protección Civil que intervinieron ayer en el dispositivo de emergencia.

“¿Cuándo termina la película?”, preguntaba el pequeño Jesús al bombero que le rescató del avión siniestrado el miércoles en Barajas. Francisco Martínez salvó a los únicos menores supervivientes y Jesús Alfredo Acosta, de 8 años, era uno de ellos. “El pequeño me preguntaba si era verdad lo que estaba ocurriendo”, aseguraba el bombero, que acudía al hospital de La Paz a visitar a Amalia Filloy, de 11 años, a quien también salvó la vida. Allí se encuentra la menor junto a su padre, José Alonso, los dos estables dentro de la gravedad.

Pero no sólo el bombero se ha interesado por ellos, también les han visitado la Directora General de Instituciones Penitenciarias y el Director General de Prisiones, que aún buscan a un funcionario desaparecido.

No son las únicas autoridades que han visitado a los heridos, también el Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha acudido a la Paz. “Ese avión nunca debería haber salido, presidente”, le decía el familiar de uno de los accidentados. “No se preocupe, vamos a investigar hasta aclararlo todo”, contestaba Zapatero mientras le abrazaba.

Dentro del hospital

En La Paz se encuentra también María Luisa, en la zona crítica. En los rostros de sus familiares sólo se aprecia tristeza y desolación. Sus padres, hermanos y amigos aguardan en la sala de espera a que los médicos les den información, pero parecen tener pocas esperanzas. “Está muy grave”, asegura el hermano de esta canaria que estaba de vacaciones en Madrid y que el miércoles montó en el MD-82 rumbo a casa.

Poco después eran sus padres y hermanos quienes subían a un avión, de Las Palmas a Madrid, tras enterarse del terrible accidente.María Luisa, de unos 40 años, tiene el 45% del cuerpo quemado. Su pronóstico es muy grave y su evolución es crítica. Ahora a sus allegados sólo les queda esperar, pero la espera se hace interminable. “¿Quieres comer, un café, algo?” Le preguntan al hermano de la herida. Pero allí nadie tiene hambre.

La doctora sale a atenderles y se pone a su disposición. “Los médicos están tratando con mucha precaución a la familia de los ingresados por el accidente de avión y les han permitido estar cerca de ellos” señala Juan García, que ha coincidido en la unidad de reanimación con parientes de uno de los ingresados en la Paz. “Han estado aquí esta mañana (por ayer) y les han dejado pasar a ver al herido a pesar de que no se podía” afirma Juan.

En otra unidad, la de cuidados intensivos, se encuentra Rafael, de 68 años. Tiene quemaduras por inhalación y evoluciona favorablemente. Su mujer, Ángeles, de 67 años, viajaba con él. Ella está en el 12 de Octubre y su pronóstico es muy grave. Pero sus familiares se sienten afortunados: para ellos es un milagro la posibilidad de que el matrimonio salga con vida después del brutal accidente que sufrieron.

 

Los supervivientes, en cifras

1 tripulante viva
Antonia Martínez Jiménez, una de las azafatas del vuelo JK5022 de la compañía Spanair, es el único miembro de la tripulación que ha sobrevivido al accidente.

3 menores rescatados
De los 20 niños que viajaban en el avión siniestrado, sólo 3 siguen vivos. Uno de ellos -Amalia Filloy- se salvó gracias a que su madre pidió que rescataran a su hija primero. Ella perdió la vida.

19 pacientes ingresados
4 muy graves, 3 graves, 3 estables dentro de la gravedad, 8 con evolución favorable y 1 leve.

Noticias Relacionadas