Jueves, 21 de Agosto de 2008

Rusia anuncia que su retirada de Georgia no será completa

Mantiene a 500 soldados en una "zona de seguridad" limítrofe con Osetia del Sur y anuncia la suspensión de la cooperación militar con la OTAN

AGENCIAS ·21/08/2008 - 19:27h

Manifestación de georgianos frente a un tanque ruso en la carretera que une Tiflis con Gori.

La retirada de las tropas rusas de Georgia prosigue al pausado ritmo marcado por el Kremlin, que el jueves anunció su intención de mantener un contingente de 500 soldados en territorio georgiano, una vez que el grueso de sus tropas se haya retirado.

El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Sergei Lavrov, anunció que estos soldados rusos permanecerán en lo que Moscú ha bautizado como "zona de seguridad"; la franja que rodea la frontera con Osetia del Sur, ya en Georgia."Mañana (viernes), se establecerán ocho controles en los que se desplegarán no más de 500 soldados de las fuerzas de paz".

Pero la diplomacia rusa fue un poco más allá y anunció la suspensión de la cooperación mililtar con la OTAN. Dmitri Rogozin, embajador ruso ante la Alianza Atlántica,  dijo: "La cooperación con la OTAN es un asunto complejo y hasta que los dirigentes políticos de Rusia decidan cómo será, el ministerio de Defensa ha suspendido la cooperación militar con la OTAN". Lavrov también fue más críptico: "Rusia no necesita más a la OTAN de lo que la ella nos necesita a nosotros. La ayuda de Rusia es crucial para la OTAN en Afganistán, donde se juega su futuro".

Plan de paz 

Rusia designa como "fuerzas de paz" a todos sus soldados en Osetia del Sur y en Georgia.

El ministro no precisó cuántos de sus soldados permanecerán además en Osetia del Sur.

El jefe de la diplomacia rusa explicó que el mantenimiento de este contingente forma parte del plan de paz auspiciado por la presidencia francesa de la UE, que el presidente ruso, Dimitri Medvédev, firmó el pasado domingo.

 Rusia designa como "fuerzas de paz" a todos sus soldados en Osetia del Sur y en Georgia

Los rusos alegan que el documento recoge el establecimiento de "medidas especiales de seguridad" en el territorio georgiano limítrofe con Osetia del Sur. Georgia rebate esta teoríay denuncia que ningún punto del texto permite a los rusos mantener su presencia en su suelo e incluso controlar el tráfico como hasta el momento están haciendo.

El establecimiento de estos controles preocupa especialmente a Tiflis, pues por la zona en la que Moscú ha anunciado el despliegue de sus soldados pasa la autopista que une el este y el oeste del país.

Esta vía enlaza Tiflis, la capital, con la estratégica Gori, a 25 kilómetros de la frontera surosetia.

En los últimos días, las autoridades georgianas han denunciado que Rusia pretende asfixiar a su país controlando sus comunicaciones y su actividad económica, que depende en gran medida del gigante ruso.

El jefe adjunto del Estado Mayor ruso, Anatoli Nogovitsin, ofreció de nuevo ayer su rueda de prensa diaria en la que anunció además que los rusos mantendrán el control del espacio aéreo de esta "zona de responsabilidad".

Sin derechos en Osetia del Sur

En virtud de esta autoatribución rusa del control de una parte del espacio aéreo de otro Estado, el georgiano, el general anunció que los aviones de otros países que pretendan sobrevolar la zona sólo podrán hacerlo si cuentan con la autorización de la parte rusa.

Por si la intención de Moscú de no devolver a Georgia el relativo control que tenía de Osetia del Sur no estuviera clara, Nogovitsin sentenció que las tropas georgianas han perdido el derecho de ejercer cualquier misión de paz en la "zona de responsabilidad" por su "agresión" a Osetia del Sur.

El Parlamento ruso podría discutir la próxima semana la posibilidad de reconocer la independencia de Osetia del Sur- su presidente Eduard Kokoity anunció ayer que pedirá este reconocimiento- y de la otra región separatista georgiana, Abjasia, informó ayer el diario estadounidense The Wall Street Journal.

Aunque esta medida aumentaría el aislamiento internacional de Rusia, daría a Moscú, sostiene el diario, "la posibilidad de establecer allí bases militares permanentes".

Mientras tanto, el general Nogovitsin declinó ofrecer datos sobre las tropas rusas que ya han salido de Georgia, aunque reiteró el compromiso de su país de completar el repliegue durante el día de hoy.

Sí precisó que la artilleria ya ha sido retirada de Gori. Algunos testimonios, como los de dos reporteros de la agencia Reuters, informaron ayer de movimientos significativos de tropas en dirección a Rusia.

Pero la duda persiste. Fuentes oficiales y medios informativos georgianos denunciaron ayer que los blindados rusos habían regresado a Gori y al puerto de Poti.

 

Estados Unidos intentó disuadir a Georgia

"Estados Unidos advirtió sistemáticamente a Georgia de que no había una solución militar (para tratar con Osetia del Sur), incluso la víspera de la entrada de sus tropas en la región".

Kurt Volker, embajador de Washington ante la OTAN, confirmó ayer que su país estaba al corriente de los planes del presidente georgiano, Mijaíl Saakashvili, a cuyo Gobierno intentó disuadir.

A pesar de que Georgia desoyó esta advertencia, lo que ha añadido una considerable dosis de tensión a las relaciones de EEUU con Rusia, Washington no está dispuesto a abandonar a su principal aliado en el Cáucaso y ayer anunció que ayudará a Georgia a reconstruir su, tras el conflicto, maltrecho Ejército.

Si las relaciones entre Moscú y EEUU se han enrarecido, el clima entre Rusia y la OTAN, que también ha condenado la intervención en Georgia, no es menos tenso.

La portavoz de la Alianza Atlántica, Carmen Romero, anunció ayer en Bruselas la decisión de Moscú de congelar sus relaciones con la organización militar occidental.

"Rusia nos ha informado a través de canales militares de que el Ministerio de Defensa de la Federación Rusa ha tomado la decisión de suspender la cooperación militar internacional entre Rusia y los países miembros de la OTAN hasta nuevas instrucciones", precisó la portavoz.