Jueves, 21 de Agosto de 2008

Seis soldados de la OTAN muertos en Afganistán

Más de 30 personas fallecen tras un un bombardeo estadounidense, entre ellos se sospecha que hay varios civiles. Brown y Sarkozy defienden sin problemas la presencia de sus tropas en el país

PÚBLICO.ES/AGENCIAS ·21/08/2008 - 20:50h

La visita del primer ministro británico, Gordon Brown, este jueves a Afganistán, coincide con un momento delicado para las fuerzas de la ISAF y la OTAN que combaten a los talibanes en el país. El pasado lunes murieron diez soldados franceses en una emboscada a 50 kilómetros de Kabul y ayer fallecieron otros seis soldados; tres canadienses, que murieron en Kandahar tras pasar por encima de una mina con el vehúclo en el que se desplazaban; y tres polacos, que fueron atacados a 20 kilómetros de su base militar en Ghazni.

Por todo esto, el mensaje de fuerza y optimismo que espetó Brown a sus soldados en presencia del presidente afgano, Hamid Karzai, con el que se había reunido anteriormente. “Sabéis que lo que hacéis aquí impide que el terrorismo llegue a las calles de Gran Bretaña”, dijo Brown, quien se vanaglorió de haber “recuperado mucho territorio en la región de Helmand”.

Reconoció Brown, no obstante, que “hay algunas ofensivas talibanes”, pero aseguró que el Ejército afgano será cada vez más fuerte gracias al entrenamiento que están recibiendo de los británicos.

Karzai, por su parte, agradeció el apoyo de Reino Unido que tiene 8.000 militares desplazados en la zona. “Se están sacrificando y están entre los mayores donantes de Afganistán”, admitió el presidente afgano. Desde 2001 han muerto 116 soldados británicos en el país.

Ofensivas talibanes

Esas “ofensivas talibanes” de las que habla Brown son el motivo por el que EEUU lleva pidiendo desde hace varios meses un aumento de las tropas extranjeras en el país para no ceder el control a los talibanes, que en las últimas fechas han demostrado haber recuperado las fuerzas. Y el atentado contra los soldados franceses el pasado lunes es una prueba de ello.

Francia, que apoyó firmemente el llamamiento de Bush a enviar más tropas ve después de la muerte de sus diez soldados cómo la opinión pública pone en entredicho la viabilidad de aumentar su presencia militar en la zona. Este jueves en París, durante el funeral por los militares caídos, el presidente, Nicolas Sarkozy, avisó de que “no tenemos derecho a perder”, en Afganistán, a pesar de los muertos.

Técnicas norteamericanas

Además del aumento de las tropas en Afganistán, hoy se volvieron a poner en entredicho las técnicas de EEUU a la hora de luchar contra la insurgencia. Washington dijo haber matado a 30 talibanes en un bombardeo en la provincia oriental de Laghman. Sin embargo, dos oficiales de Policía denunciaron que entre los muertos había 12 civiles. Karzai criticó a principios de mes este tipo de acciones “que sólo matan civiles y no ayudan a ganar la guerra”.

Noticias Relacionadas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad