Miércoles, 20 de Agosto de 2008

El PSOE impone la calma en sus filas tras un mes de bronca

Los socialistas cierran la puerta a una reunión de barones para no exhibir las diferencias internas sobre financiación.  El PP sólo logró el apoyo de CC a su petición de comparecencia de Zapatero. 

YOLANDA GONZÁLEZ ·20/08/2008 - 21:35h

Un día después de que ICV diera su brazo a torcer y retirara su petición de comparecencia urgente del presidente del Gobierno en el Congreso, el Ejecutivo dio por controlada la situación en lo que a su relación con el PSC se refiere. Y ahora, un mes después de que la presentación por Solbes de las bases del nuevo modelo de financiación desatara una escalada que por momentos amenazó con hacerse irreversible, el PSOE ha logrado rebajar la tensión y se ha apresurado a imponer la calma en sus filas para no seguir exhibiendo las diferencias internas.

Como muestra de esta recomposición de relaciones con el PSC está el hecho de que ayer el PSOE cediera ayer a la marca socialista catalana parte de su tiempo en los turnos de intervención en la Diputación Permanente. También da prueba de la rebaja de tensión con Catalunya que el resto de partidos nacionalistas catalanes se hayan conformado con la comparecencia de Pedro Solbes en la Comisión de Economía. Los socialistas saben que el inicio del curso va a ser complicado y que deben huir de todo aquello que genere ruido.

Así, la dirección del PSOE ha decidido que no se celebrará la reunión de barones auspiciada por Castilla-La Mancha con el apoyo expreso de Extremadura. Los socialistas consideran que una cita de ese tenor soliviantaría de nuevo los ánimos máxime cuando está prevista la comparecencia de Solbes para el día 28 y dado que septiembre marca el inicio de la recta final en la negociación para el nuevo modelo de financiación, que debe ser contemplado en los Presupuestos de 2008. Saben que cualquier movimiento en falso supone una munición para la oposición y no están dispuestos a ponérselo en bandeja. Oficialmente, no habrá reunión porque el partido no ha celebrado todavía todos los congresos regionales.

El anuncio de Corbacho

Casi a la par que se celebraba la reunión de la Diputación Permanente de la Cámara Baja, en la que, como estaba previsto, Zapatero esquivó tener que comparecer la próxima semana, el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, dijo que el PSC no será un obstáculo para el Gobierno a la hora de aprobar los Presupuestos Generales del Estado, según aseguró a Europa Press. "Los diputados del PSC nunca han votado en contra del PSOE ni no van a hacer", afirmó el también diputado del PSC.

Consciente de que las tensiones han generado dudas sobre la cohesión de la familia socialista, Corbacho subrayó que "el PSC comparte proyecto, ideología y presente y futuro con el PSOE".

CiU y ERC, molestos con ICV

No se apreció la misma sintonía entre el resto de grupos nacionalistas catalanes. Tanto CiU como ERC mostraron su disconformidad con el giro de 180 grados dado por ICV a la hora de retirar su petición de comparecencia de Zapatero a cambio de la de Pedro Solbes.

Joan Ridao, portavoz de ERC mostró su enfado por el hecho de que todo haya quedado en un "acuerdo interruptus". Cree Ridao respecto a la comparecencia de Solbes que "las cortinas de humo pueden disimular el asunto, pero no pueden llenarlo".

Aunque se mostró dispuesto a seguir trabajando para conseguir "un buen acuerdo", lanzó una advertencia al Gobierno: "Si no hay un buen acuerdo y Zapatero quiere hundirnos, se va a hundir con todos nosotros". Las condiciones de ERC para la negociación son que se respete la bilateralidad y que se redistribuyan los recursos públicos del Estado.

Por su parte, el portavoz de CiU, Josep Sánchez Llibre, manifestó que ICV ha hecho "un ridículo político tremendo". "¿Hay que creerse que con tres meses nos van a dar todo lo que está previsto en el Estatut", se preguntó el representante de CiU. A su juicio, "ICV ha mareado la perdiz otra vez". También tuvo Sánchez Llibre palabras para el PP a la hora de recordar que en la financiación autonómica en 1996 "sí hubo bilateralidad".

Desde ICV, Joan Herrera, insistió en que no se votará a favor de los Presupuestos si no hay acuerdo en financiación antes de tres meses.

El PP habla de "espantada"

Ayer, el PP sabía que tenía todas las de perder, lo que no evitó que sus diputados aplaudieran las palabras de su portavoz en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría. Sólo Ana Oramas, de Coalición Canaria, dio el sí a la petición de comparecencia de Zapatero solicitada por el PP. Para la portavoz de los conservadores, "Zapatero tiene miedo al debate y por eso se esconde tras las espaldas de Solbes. Tiene miedo de nuevo a quedar en evidencia", dijo.

El PP cree que el presidente ha faltado a su promesa de hacer del Congreso su casa. Sáenz de Santamaría aseguró que "Zapatero intenta hacer su vida lo más lejos posible de este Parlamento". "Tendremos que conformarnos con que venga Solbes a adormecernos", disparó. Una vez más, los conservadores ofrecieron a Zapatero el decálogo que los barones del PP suscribieron a finales de julio en San Millán de la Cogolla en materia de financiación autonómica.

La respuesta al PP vino de boca de la diputada Inmaculada Rodríguez Piñero: "No aportan nada. Dicen una cosa y hacen otra. No me extraña que no tengan la confianza de los ciudadanos".

Además de rechazar la petición del PP de comparecencia urgente de Zapatero, la Diputación Permanente rechazó otra solicitud del mismo grupo parlamentario que exigía la comparecencia del ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, para explicar las medidas del Gobierno ante la "preocupante situación" del mercado de trabajo.

La vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, también ha esquivado la comparecencia para explicar si David Taguas, ex director de la Oficina Económica del Gobierno, medió en el caso de la inmobiliaria Martinsa-Fadesa. Tampoco comparecerán la ministra de Educación, Mercedes Cabrera y la titular de Defensa, Carme Chacón.

El grupo socialista ha convocado la para el día 5 de septiembre una reunión de la Comisión Constitucional, que aprobará la creación de una subcomisión para la reforma de la Ley Electoral. Mientras, Solbes y la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez (ver recuadro), rendirán cuenta la semana que viene.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad