Miércoles, 20 de Agosto de 2008

La salvación, según González-Sinde

La directora madrileña ha adaptado al cine 'Una palabra tuya', una novela homónima de Elvira Lindo

ISABEL REPISO ·20/08/2008 - 08:23h

Ángeles González - Sinde

"Si no te vinculas a los demás, difícilmente puedes sobrevivir". Es lo que se desprende de la adaptación al cine de Una palabra tuya, realizada por Ángeles González-Sinde sobre la novela homónima de Elvira Lindo. El que es el segundo largometraje de la directora madrileña, que se estrena en las salas el próximo viernes, narra el proceso de maduración de dos mujeres debilitadas por un pasado cruel. Las televisivas Malena Alterio (Aquí no hay quien viva) y Esperanza Pedreño (Camera Café) construyen una película "no social sino de almas", valoró Elvira Lindo.

González-Sinde ha sido fiel a la novela, con diálogos muy textuales. De su cosecha es el Madrid sugestivo que muestra y el dominio de la cámara, con encuadres que trascienden el propio drama. Una técnica a la que no hacen justicia las costuras de la narración, que se antoja una montaña rusa. A veces precipitada; otras, lenta, y las menos, previsible. La cinta no ahorra detalles sociales como la relación ambigua con la Fe -de la que el personaje de Alterio rehuye, pero a la que recurre para aliviar su conciencia- o la precariedad del mundo laboral. Consciente de que la materia prima de la que ha partido "es muy buena", la directora ha ensayado concienzudamente con Pedreño y Alterio. "Ambos personajes están en un momento de crisis y crecimiento, de cambio y de asumir responsabilidades". La interpretación templada de Antonio de la Torre (Goya al Mejor Actor de Reparto por Azul-OscuroCasiNegro) aporta solidez a un drama que no entra bien y se digiere peor. Quizá porque deja ese poso resabiado de que madurar significa huir de la soledad a toda costa. Y a cualquier precio; también el de la inconsciencia.