Lunes, 18 de Agosto de 2008

Las tropas rusas siguen sin retirarse de Georgia

Moscú asegura que el repliegue se ha iniciado, pero no se observan movimientos importantes de sus tropas. Medvédev amenaza con una "respuesta aplastante" si se produce una nueva "agresión"

PÚBLICO.ES/AGENCIAS ·18/08/2008 - 21:40h

Un convoy militar ruso sale de la base militar georgiana de Senaki ayer.

Las tropas rusas seguían este lunes en Georgia. A pesar de la promesa que el domingo hizo el presidente Dimitri Medvédev a su homólogo francés, Nicolas Sarkozy, de que a mediodía sus soldados empezarían a replegarse, durante la jornada no hubo indicios de ello. No se conoció tampoco ningún testimonio independiente sobre movimientos de tropas significativos que indicaran que el Ejército ruso hubiera iniciado el retorno a sus cuarteles.

Si la intención proclamada por Rusia de retirarse aún no parece haberse materializado, de lo que no cabe ya duda es de que el Kremlin piensa mantener Osetia del Sur bajo su férula. Así lo indican las declaraciones que hizo el presidente ruso, en las que amenazaba con una "respuesta aplastante" a cualquier futuro ataque a ciudadanos rusos. El 90% de los surosetios tiene la nacionalidad rusa y ése es el pretexto alegado por Moscú para su intervención en la región separatista georgiana. Medvédev dejó claro que Rusia se va pero que volverá cuando lo estime oportuno.

También el mentor de Medvédev y su antecesor en la Presidencia, Vladimir Putin, ahora primer ministro, ofreció la ayuda rusa al autoproclamado Gobierno de Osetia del Sur.

Ante el anuncio de que el presidente osetio, Eduard Kokoity -no reconocido por Georgia- había destituido a todo su Gabinete, Putin anunció que su país está dispuesto a enviar especialistas para ayudar a formar al nuevo Ejecutivo de la región rebelde.Controles de carretera rusosEl ex presidente, a quien se sigue considerando el auténtico hombre fuerte de Rusia, añadió que su país destinará 540 millones de rublos, casi 15 millones de euros, para los "ciudadanos rusos atrapados en este conflicto".

Control ruso 

Mientras tanto, las tropas del Kremlin mantenían el control de tres importantes ciudades georgianas, Zugdidi, Senaki y, sobre todo, la estratégica Gori. Según diversos testimonios, ni siquiera habían desmantelado los puestos de control en la carretera que une esta última ciudad con la cercana Tiflis. Esta autopista, que enlaza la capital del país con el norte y por lo tanto con Osetia del Sur, es la vía que deberían tomar las tropas rusas en su retirada.

varios tanques rusos destruyeron dos vehículos de la Policía de Georgia

En uno de estos controles, en la localidad de Igoeti, a tan sólo 35 kilómetros de Tiflis, varios tanques rusos destruyeron dos vehículos de la Policía de Georgia que cortaban el tráfico en la autopista, según informó la televisión georgiana Rustavi-2.

Este incidente se produjo poco después de que el Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas de Rusia anunciara que ya había comenzado el repliegue, que no la retirada, de las tropas rusas desplegadas en territorio georgiano. "Hoy, según el plan de paz, comenzó el repliegue de las tropas de paz y las fuerzas de apoyo en la región", dijo el jefe adjunto del Estado Mayor, general Anatoli Nogovitsin, que precisó que, cuando el presidente ruso habló con Sarkozy, "se habló sólo de repliegue" y que, por lo tanto, "no se trata de una retirada".

Con respecto a las fechas concretas en las que los últimos soldados y tanques rusos deberían abandonar suelo georgiano, el general eludió dar una respuesta clara. "Puedo decir cuándo será Año Nuevo, pero todavía no puedo dar una fecha exacta para la retirada de nuestras tropas de la zona del conflicto", puntualizó.Nogovitsin aseguró, sin embargo, que las tropas rusas se replegarán de las localidades georgianas, incluida Gori.

"Nos hemos convencido que desde allí (Gori) no proviene ningún peligro y por ello nos retiramos a partir de hoy", dijo el jefe militar. "Sólo puedo decir que no nos iremos tan rápido como vinimos", concluyó. Poco antes, la agencia oficial rusa RIA-Nóvosti había comunicado que los primeros vehículos militares rusos comenzaron a salir de Tsjinvali, la capital de Osetia del Sur.

EEUU, escéptico

Tampoco existen informes independientes que confirmen esta noticia. Bien al contrario; en la frontera entre Osetia del Sur y Rusia, no se observaron movimientos masivos de tropas y los camiones militares rusos circulaban en los dos sentidos del paso fronterizo, informó el enviado de la agencia France Presse. Las declaraciones del Kremlin sobre la retirada de sus tropas fueron desmentidas por las autoridades georgianas, mientras que Washington las acogió con escepticismo.

El portavoz del Ministerio del Interior georgiano explicó que su país "no veía signos de retirada" y que las tropas rusas avanzaban aún en zonas del centro y del oeste del país: "Seis vehículos blindados rusos se dirigen de Khashori (centro) hacia Sachkhere, y otros seis avanzan hacia Borjomi". Acusó también a los rusos de destruir sus armas, depósitos y otras instalaciones militares, mientras preparaban el repliegue.En la ciudad de Senaki, se oyeron ayer tres grandes explosiones, al igual que en Gori. "Si a esto le llaman retirarse, entonces no entiendo el significado de esta palabra", ironizó el portavoz.

También Estados Unidos expresó su desconfianza acerca de la supuesta retirada rusa. Un alto funcionario estadounidense en Bruselas, citado por la agencia Reuters, que quiso permanecer en el anonimato, corroboró la "ausencia de signos de retirada" denunciada por el Gobierno georgiano. "Esperemos que se trate de un retraso técnico en la puesta en marcha de la operación. Veamos si Rusia inicia la retirada. Es lo que nos gustaría comprobar, pero de momento no lo hemos visto".

La reticencias de este diplomático, en la misma línea que las formuladas el domingo por la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, en varias entrevistas, se concretaron poco después en una declaración oficial. Gordon Johndroe , portavoz de la Casa Blanca, aseguró por la tarde en Texas que la retirada rusa debía efectuarse "sin ninguna demora". Seamos claros: si el seis de agosto entraron (las tropas rusas) ahora es necesario que se vayan. De esta manera se mantendrá el compromiso de retirada rusa", zanjó.

Saakashvili, conciliador

El presidente georgiano, Mijaíl Saakashvili, reiteró que los soldados rusos han "saqueado, atracado, destruido y quemado" en lo que define como una ocupación de su país. Sin embargo, su tono fue después conciliador. "Os hago un llamamiento, para que, una vez que vuestras Fuerzas Armadas hayan abandonado terroritorio georgiano, podamos empezar a reflexionar y discutir seriamente a propósito de negociaciones de más calado, así como sobre la búsqueda de vías para reconducir las relaciones de manera que dejemos a un lado, de una vez por todas, la discordia entre nuestros dos pueblos".

Una oferta que difícilmente será atendida por los rusos que consideran a Saakashvili un "maniaco peligroso"al que han descartado hace días como interlocutor.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad