Lunes, 18 de Agosto de 2008

Rusia insiste en que se retira, pero Georgia lo niega

Los proyectiles tienen un alcance de 105 kilómetros. Mientras, la confusión sigue reinando en la zona: Moscú asegura que sus tanques empezaron a retirarse y Georgia lo niega y les acusa de atacar a la Policía

PÚBLICO.ES/AGENCIAS ·18/08/2008 - 11:55h

El conflito entre Georgia y Rusia prosiguió este lunes con la confusión que lo ha caracterizado las últimas semanas. Por un lado, Moscú asegura que sus tanques están abandonando la región separatista de Osetia del Sur y sostiene que el alto el fuego se respeta en todo momento. Por otro, Tiflis continúa asegurando que los tanques no se retiran y que, además, los soldados rusos atacan indiscriminadamente a los georgianos.

La penúltima acusación la dirigió el ministerio de Interior. Esta tarde, el responsable de esa cartera, Shota Utiashvili, aseguró que "tanques rusos destruyeron varios coches de la policía georgiana cuando los agentes de policía les preguntaron qué hacían tan lejos de la zona de conflicto", en un control de carretera.l. Según un agenteen declaraciones a France Presse, cuatro tanques y cuatro vehículos blindados de transporte de tropas se negaron a detenerse en un control donde unos coches de policía bloqueaban la ruta. Uno de los coches resultó destruido.

El canal de televisión georgiano Rustavi-2 mostró imágenes de dos tanques rusos abriéndose paso en un retén en Igoeti formado por una línea de coches de la policía que bloqueaban el camino. Ese incidente tuvo lugar hacia las 17H30 locales (13H30 GMT). Según el propio Utiashvili, "los soldados rusos respondieron: 'hacemos lo que queremos'".

Por si fuera poco, el Pentágono informaba de que tienen pruebas de que Rusia habría instalado misiles SS-21 en Osetia del Sur, lo que pondría a su alcance la capital georgiana Tiflis. Estos misiles de corto alcance podrían tener como blanco la capital georgiana Tiflis.

El estado mayor del ejército ruso había desmentido esta información publicada en el New York Times, antes de que fuera confirmada por esta fuente del Pentágono. "Estos misiles balísticos, capaces de alcanzar blancos importantes situados a hasta 105 km, están en servicio en las fuerzas terrestres rusas, pero no hay ninguna necesidad de utilizarlas en esta ocasión", declaró el jefe adjunto del estado mayor ruso, Anatoli Nogovitsyne, interrogado sobre estas informaciones, en una conferencia de prensa.

Soldados rusos custodian la base militar georgiana que ocuparon en Senaki. AFP

Rusia dice que se está retirando

Por su parte, el estado mayor ruso afirmó que había comenzado la retirada de sus fuerzas de Georgia, conforme el acuerdo de cese el fuego firmado por Moscú y Tiflis días atrás. Tiflis acusa a Moscú de mantener sus tropas en territorio georgiano. Al mismo tiempo, el presidente del Kremlin, Dimitri Medvedev, advertía de que su país dará una "respuesta aplastante" a cualquier nueva agresión contra ciudadanos rusos. Durante un encuentro con veteranos de la Segunda Guerra Mundial en la ciudad de Kursk, Medvedev aseguró que "Rusia no permitirá que se asesine impunemente a sus ciudadanos", de forma que "el que intente hacerlo recibirá una respuesta aplastante", alegó al tiempo que presumió de tener "para ello todas las posibilidades económicas, políticas y militares".

 

Asimismo, Medvedev quiso dejar claro que su país es un ferviente defensor de la paz, algo que argumentó apelando a que "prácticamente no hay ninguna ocasión en la historia del Estado ruso o soviético en que nosotros empezáramos primero acciones militares". "Nosotros no atacamos a nadie, simplemente garantizamos los derechos y dignidad del pueblo como fuerzas de paz", señaló.

Noticias Relacionadas