Sábado, 16 de Agosto de 2008

Dos delfines en el árido Malawi

Charlton y Zara participan en las pruebas de natación

ANDREA RODÉS ·16/08/2008 - 23:28h

Charlton, en la Casa Malawi de Pekín.

Charlton Nyrienda y Zahra Pinto, dos jóvenes de Malawi, no habían nadado nunca en una piscina cubierta hasta que llegaron a Pekín. Al entrar en el Cubo de Agua, el moderno edificio donde se celebran las pruebas olímpicas de natación, no cabían de su asombro. "¡Es precioso!", exclama Pinto, de 14 años.

Zahra y Charlton, de 19 años, son los primeros nadadores en la historia de Malawi que participaran en unos Juegos Olímpicos. Los dos vienen de la misma ciudad, Blantyre, el corazón comercial de Malawi, y se entrenan en la misma piscina al aire libre, que mide sólo 25 metros de longitud, la mitad que una piscina olímpica. No hay más grandes en su país. "Tenemos que nadarla dos veces -ida y vuelta- para poder medir nuestro tiempo en esta carrera", dice Zahra. No es el único impedimento.

Thorpe, su ídoloEn Pekín, también han tenido que acostumbrarse a nadar en una piscina donde el agua, para su sorpresa, está siempre a unos 26ºC. "En la nuestra, que es al aire libre, depende del momento del día", explica Polyanna, madre de Zahra y a la vez su entrenadora. Por las mañanas, el agua está fresquita, dice, pero al mediodía, cuando el sol aprieta con fuerza en Malawi, la temperatura sube y los chavales corren el riesgo de sufrir una insolación. Frente a atletas profesionales que dedican todo su tiempo a prepararse para los Juegos, Zahra, que ni siquiera ha acabado la escuela, sabe que en Pekín no tiene posibilidad de ganar medallas. "Sólo quiero mejorar mi tiempo", dice.

A Charlton siempre le ha gustado nadar -"mi ídolo es Thorpe" , dice- pero no cree que pueda vivir de ello. Sus padres, una empleada de banca y un funcionario de empresa tabaquera, representantes de la clase media africana, se lo han dicho muchas veces.

La prioridad de Charlton ahora es ganar una beca para estudiar la carrera de ingeniería en Australia. "Allí podría entrenarme en una piscina olímpica", dice. Después, sueña con construir una piscina de 50 metros en Malawi "para que los niños puedan prepararse bien".

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad