Sábado, 16 de Agosto de 2008

España se asegura su pase a cuartos de final

La selección de Rafael Aguilar se impone a Montenegro, la actual campeona de Europa, por un contundente 12-6 y se consolida en el segundo puesto de su grupo

EFE ·16/08/2008 - 09:16h

EFE - España se ha impuesto muy claramente a la actual campeona europea de waterpolo.

La selección española dio un paso de gigante, definitivo, para asegurarse su presencia en los cuartos de final del torneo olímpico de waterpolo como segundo de grupo, al dar una auténtica lección a Montenegro (12-6), la actual campeona de Europa y favorita a entrar en el podio de Pekín 2008.

Sólo un mes después de que el cuadro balcánico amargara el debut español en el Europeo de Málaga y que luego se convirtiera en el rey del continente, el equipo de Rafael Aguilar se tomó cumplida revancha, a lo grande.

Fue un triunfo ilusionante, fraguado con una espectacularidad labor defensiva, resguardada siempre por una extraordinaria actuación del meta Iñaki Aguilar, y adornada con un ataque esta vez letal.

Atrás quedaron los dos periodos de sequía del partido anterior contra Hungría, la campeona olímpica, con la que Montenegro rivalizaba por el liderato. España fue esta vez un rodillo atrás y delante.

Ataque muy dinámico 

Desde el tanto inicial de Guillermo Molina el partido fue un monólogo español, por propias virtudes, porque se mantuvo la concentración defensiva, hubo hasta algunas acciones de fortuna, y porque en ataque hubo alternativas y precisión necesaria en el bando de Aguilar.

Iván Pérez y Xavi Vallés aportaron sus goles desde la boya, determinantes. Los montenegrinos, atónitos, asistieron a un auténtico festival de waterpolo de primera línea durante los dos primeros cuartos.

Tras acabar el primero con un 3-0, en el segundo España mantuvo la tónica y amplió la cuenta con otro 4-1 para situar el electrónico en un increíble 7-1, y es que Montenegro no sabía cómo frenar la avalancha de los Molina, Javier García, Perrone y compañía.

Defensa estable 

Aguilar mantuvo desde el borde de la piscina del Yingdong Natatorium la tensión defensiva de sus pupilos. Estos respondieron de forma casi milimétrica.

Ni siquiera el esbozo de reacción de los campeones de Europa en los inicios del tercer cuarto, con los tantos de Nikola y Mladjan Janovic hicieron temblar el pulso a España, que mantuvo distancias tranquilizadoras gracias a las dianas de Mario García, Iván Gallego y Javier García.

De tal forma se llegaba al último cuarto con un claro 10-5. Aguilar dice que en el waterpolo moderno se suelen dar parciales muy claros para un lado y otro, y Montenegro lo había conseguido en el primer encuentro ante Hungría para acabar empatando a diez, pero en esta oportunidad era demasiado.

No lo consintió España, resguardado permanentemente por Iñaki Aguilar, un muro para sus rivales y un factor determinante para la confianza de un equipo que, para evitar cualquier tipo de dudas, incluso se situó con un 11-6 en una acción individual de Felipe Perrone.

El resto sobró. Montenegro, atónita y aturdida, no tenía recurso alguno para revertir la situación. España continuó pletórica y mantuvo su tónica de defensa espectacular. Guillermo Molina redondeó su actuación con una tercera diana que le convirtió en el máximo anotador.

Los cruces en cuartos, complicados 

La situación se aclara para España, puesto que a falta del partido contra Grecia, a la que debería ganar con cierta solvencia, tiene los cuartos en el bolsillo como segunda de grupo, aunque el inesperado triunfo en el otro grupo de Estados Unidos sobre Croacia, la campeona del mundo, complica mucho la composición del cruce.

No obstante, el cuadro de Rafael Aguilar ha demostrado ante un rival del potencial de Montenegro que no debe temer a nadie si juega a su mejor nivel.