Viernes, 15 de Agosto de 2008

El escudo de EEUU antimisiles indigna a Rusia

El acuerdo con Polonia, que albergará parte de la defensa, tensa más la relación

AGENCIAS ·15/08/2008 - 22:38h

El acuerdo entre Estados Unidos y Polonia para instalar en territorio polaco diez misiles de interceptación, que forman parte del llamado escudo antimisiles norteamericano, ha añadido un nuevo elemento de tensión a las ya muy tirantes relaciones entre Washington y Moscú, deterioradas por las encontradas posturas de ambos en la guerra georgiana.

"El despliegue de nuevas fuerzas de defensa antimisil en Europa tiene como objetivo a la Federación de Rusia y han elegido para ello el momento adecuado", dijo ayer el presidente ruso, Dimitri Medvédev, tras reunirse en Sochi con la canciller alemana, Angela Merkel.

Tras la firma del acuerdo el jueves, la Casa Blanca se cuidó muy mucho de precisar que el escudo tendrá como objetivo neutralizar posibles ataques de alguno de los países del llamado eje del mal, como Irán.Le explicación no ha convencido en el Kremlin: Medvédev ironizó ayer al replicar que "los cuentos sobre la necesidad de contener a países parias ya no valen" .

Si el presidente ruso fue irónico, al jefe adjunto del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas rusas, el general Alexander Nogovitsin, le tocó ser contundente. Llegó incluso a amenazar a Varsovia al aseverar que "Polonia se convierte en un blanco, en el objetivo de un ataque de respuesta, y tales blancos son los primeros que deben ser exterminados".

En virtud del acuerdo firmado con Polonia, Estados Unidos instalará en territorio polaco antes de 2012 diez misiles interceptores capaces de destruir en pleno vuelo misiles balísticos de largo alcance; el dispositivo se completará con un potente radar en República Checa, otro país que, bajo la URSS, formó parte de la órbita de Moscú. Como contrapartida, Washington ayudará a modernizar las Fuerzas Armadas polacas, sobre todo el Ejército del Aire y sus defensas aéreas.La reacción rusa al acuerdo fue inmediata. Moscú anuló la próxima visita a Polonia del ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguei Lavrov, prevista para el 10 y el 11 de septiembre.

La prensa rusa ha subrayado que Polonia ha cambiado su postura y acelerado la firma del acuerdo después de que el Ejército ruso entrara en Georgia hace una semana, en el primer conflicto bélico con un país vecino desde la desaparición de la URSS.

El emplazamiento elegido por los estadounidenses para su futura base es además de los que traen a la memoria la Guerra Fría. Se trata de
Redzikowo, un pueblo del norte de Polonia cercano a la frontera rusa y situado apenas a 200 kilómetros del enclave ruso de Kaliningrado. desde el que las baterías soviéticas apuntaban sus misiles hacia Occidente.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad