Viernes, 15 de Agosto de 2008

Los 'niños azules' de la Franja de Gaza

Un estudio alerta de los casos de metahemoglobinemia provocados por la contaminación del agua potable con nitratos

MANUEL ANSEDE ·15/08/2008 - 20:54h

Un grupo de niños llena bidones de agua en el campo de refugiados Khan Yunis, en la Franja de Gaza. EFE

Científicos palestinos y alemanes han recomendado a las autoridades de Gaza, al suroeste de Israel, que tomen medidas urgentes para controlar los niveles excesivos de nitratos en el agua potable. Estos investigadores, de la Universidad de Heidelberg y el Centro Medioambiental Helmholtz, han encontrado en el 90% de las muestras estudiadas concentraciones de nitratos entre dos y ocho veces superiores a los límites recomendados por la Organización Mundial de la Salud.

Estos niveles, originados por la filtración de aguas residuales y fertilizantes de origen animal a las aguas subterráneas, pueden tener graves consecuencias en la salud pública. Los nitratos, transformados en nitritos por los microorganismos presentes en el suelo y en el agua, dañan la hemoglobina, componente fundamental de los glóbulos rojos, impidiendo el transporte del oxígeno desde los pulmones al resto del organismo. Este trastorno, denominado metahemoglobinemia, afecta de manera especial a los niños menores de seis meses. La escasa acidez en los estómagos de los bebés permite la proliferación de las bacterias que transforman los nitratos en nitritos, responsables de la metahemoglobinemia. La deficiencia de oxígeno en el bebé colorea de azul su piel y sus mucosas, pudiendo causarle la muerte.

Según una investigación no publicada citada por los autores, la mitad de los 640 bebés estudiados en ella presentaban estos síntomas, conocidos como el síndrome del niño azul.

Excrementos de gallinas

El nuevo estudio germano-palestino, publicado en la revista Science of the Total Environment, confirma otros análisis precedentes pero, además, señala por primera vez la fuente de la contaminación. El análisis de los diferentes isótopos de nitrógeno y oxígeno en un centenar de pozos municipales "indica que los nitratos en las aguas subterráneas proceden, principalmente, del estiércol utilizado como fertilizante", explica el científico Karsten Osenbrück, del Centro Helmholtz.

La compleja situación de la población de la Franja de Gaza -encerrada por el bloqueo israelí e inmersa en una batalla entre Hamás, el movimiento islamista en el poder desde junio de 2007, y Fatah, la organización del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas- ha engendrado una especie de autarquía, y la mayoría de los campos se fertilizan con excrementos de vacas y gallinas.

La situación es especialmente grave porque la única fuente de agua potable para la mayor parte de los 1,5 millones de habitantes de la Franja de Gaza son estos pozos contaminados. Los autores recomiendan una gestión adecuada de los acuíferos, una ardua tarea en el actual contexto del territorio palestino.

Noticias Relacionadas