Jueves, 14 de Agosto de 2008

El PP pide perdón, "avergonzado" por la trama de corrupción balear

PAU MUNAR ·14/08/2008 - 23:13h

El nuevo caso de corrupción entre ex altos cargos de Jaume Matas en la anterior legislatura ha dejado al PP balear en una situación crítica. Tanto que el número 2 del partido en el archipiélago, Guillem Estarellas, aseguró sentirse "avergonzado" y "engañado" por el goteo incesante de nuevos imputados que surgen en sus filas, y pidió perdón a los ciudadanos. El partido -dijo Estarellas- no permitirá que nadie ponga "en peligro el nuevo proyecto del PP".

Ofensiva para aplacar la crisis

Lo de este jueves fue toda una ofensiva del PP, tanto en la calle Génova como en las islas, para tratar de aplacar la crisis con mensajes de lo más contundentes. Los populares decidieron expulsar y suspender de sus filas a dos de los imputados por el caso Turisme Jove, la trama de presunta corrupción urdida en esta entidad pública durante la anterior etapa de gobierno del PP en Baleares destapada el pasado lunes. Un caso de contratos irregulares, sobornos, facturas hinchadas, autoalquiler de oficinas y gastos privados con fondos públicos que afecta a 11 imputados, entre ellos cuatro ex altos cargos del PP. Cinco empresarios que han reconocido pagar sobornos y en el que se podrían haber malversado hasta tres millones de euros.

En medio de la vorágine, el ex director general de Juventud de Matas y coordinador de Nuevas Generaciones, Juan Francisco Gálvez, implicado en la trama, decidió marcharse voluntariamente para no perjudicar más al partido.

Tras la reunión de su recientemente creado comité de derechos y garantías, el PP de las islas dio de baja a Juan Francisco Gosálbez, presunto cabecilla de la trama y para quien la Fiscalía solicitó prisión incondicional y sin fianza, mientras que el ex gerente de la entidad Damià Amengual, fue suspendido de forma cautelar.

Estarellas reconoció sentirse "avergonzado", por lo que pidió "disculpas". "Personas como estas no tienen cabida" en el partido, remachó el secretario general del PP balear. Su discurso fue tajante: "si tienen que rodar cabezas van a rodar". "Mi mano -prometió- no va a temblar".
Desde Madrid, la vicesecretaria general de Organización del PP, Ana Mato, utilizó los calificativos de "deplorable" y de "rechazable" para juzgar a sus ya ex colegas de partido implicados en la trama balear. Pese al continuo goteo de casos de corrupción relacionados con el PP de Matas, Mato sostuvo que no es algo generalizado. "En un partido de 700.000 afiliados" sucede "algunas veces" y son "personas determinadas", sentenció.

Noticias Relacionadas