Jueves, 14 de Agosto de 2008

Zapatero le para los pies a Montilla

El presidente niega haber incumplido el Estatut e ironiza sobre que el PP defienda ahora el texto

LUIS CALVO ·14/08/2008 - 22:44h

Con mano de hierro en guante de seda, ayer el presidente de Gobierno paró los pies a los socialistas catalanes. Lo hizo de forma sutil, eludiendo referirse al president Montilla, pero respondiendo contundente a las críticas que llueven desde la Generalitat y partidos catalanes: "El Ejecutivo cumple escrupulosamente el Estatuto de Catalunya". Luego puntualizó: "Éste y cualquier otro estatuto".

El Gobierno apoya su postura frente a las quejas de Catalunya en el diálogo y "la utilidad de los debates". Zapatero no cree que el texto del Estatuto de Catalunya obligase al Gobierno a "aprobar un modelo determinado", sino que marcaba "un plazo de dos años para llegar a un acuerdo".

El presidente aprovechó para extender a los catalanes la culpa del bloqueo. En un acuerdo, reprochó, "intervienen dos voluntades" y "el gobierno ha cumplido".

"En este caso, dos partes y 17, porque la reforma del modelo tiene una parte bilateral y otra multilateral", matizó. El apunte no es inocente. Durante toda la comparecencia Zapatero metió a Catalunya en el mismo saco que al resto de las comunidades negándole a Montilla y al PSC un canal privilegiado en la negociación.

Fijó incluso un límite al diálogo: El Estado se reservará al menos "un 50% de los recursos para hacer frente a sus compromisos". La Administración adelgazada que propugnaban desde el tripartito catalán sigue aún lejos de convertirse en realidad. Es más, Zapatero se vinculó la fortaleza del Estado a la capacidad de cumplir las inversiones comprometidas en la disposición adicional de los Estatutos de Andalucía y Catalunya.

En la rueda de prensa, el presidente recuperó un mensaje de tranquilidad sobre la negociación que se avecina. Zapatero, incluso, felicitó con ironía a los conservadores por pedir ahora el cumplimiento de un estatuto que tienen recurrido al Constitucional.

"Todas las CCAA mejorarán"

El presidente escondía un ataque bajo cada afirmación. El presidente remarcó que es "positivo" que todos, incluidos "el PP catalán, Madrid y la Comunidad Valenciana" coincidan, tras su oposición la pasada legislatura, en que hay que reformar el actual sistema.

Pese a la tormenta de la pasada semana, el Gobierno creé que la propuesta de Solbes es "un buen punto de partida" para el acuerdo. Zapatero lo explicó: "Estoy convencido de que nos llevará trabajo y tiempo. Todas las comunidades autónomas van a mejorar la financiación". Queda por calibrar cuanto mejorará cada una y "hay margen de acuerdo", señaló.

En el diálogo, una postura clara: mantener el principio de solidaridad, aumentar la autonomía financiera, y garantizar fondos a las comunidades para educación y sanidad siguen siendo los ejes que perfilen la posición del Gobierno.