Jueves, 14 de Agosto de 2008

Rabia por la muerte de los buitres indios

Un estudio relaciona el declive de las rapaces en el subcontinente con la muerte de 50.000 personas por hidrofobia

MANUEL ANSEDE ·14/08/2008 - 20:52h

Un buitre sobrevuela Jaipur, capital de Rajastán.

Una de las consecuencias más graves de la pérdida de la biodiversidad es la sucesión de insospechadas reacciones en cadena que se produce tras el declive de una especie. Un estudio publicado en el último número de Ecological Economics muestra un ejemplo paradigmático de este proceso. Según sus autores, el envenenamiento masivo de millones de buitres en India ha provocado de manera indirecta la muerte de 50.000 personas.

La progresiva extinción de estas aves carroñeras se debe a la presencia de un antiinflamatorio de uso veterinario, el diclofenaco, en las reses muertas de las que se alimentan. El fármaco tiene un efecto analgésico en los animales de abasto, pero destroza el riñón de las rapaces. Tres especies -buitre picofino, buitre bengalí y buitre hindú- podrían desaparecer en la próxima década por este motivo.

Al esfumarse las carroñeras, los cadáveres de las reses han quedado a merced de los perros, que han multiplicado su número. Los investigadores, dirigidos por Anil Markandya, de la Universidad de Bath (Reino Unido), calculan que esta abundancia de alimento ha posibilitado un aumento de la población canina de 5,5 millones de ejemplares, entre 1992 y 2006. En este periodo, la jauría extra ha sido responsable de unos 40 millones de mordiscos, que han provocado, a su vez, 50.000 casos mortales de rabia en humanos.

El investigador del CSIC Guillermo Blanco, que ha estudiado la presencia de antibióticos en los buitres españoles, recela del método del estudio: "Me parece un poco difícil calcular el número de perros en India, por no hablar de los censos de buitres, que no son fiables ni en España". No obstante, está de acuerdo con sus conclusiones. "El diclofenaco ha sido una catástrofe en India, y el papel de estas aves en los ecosistemas es fundamental. Es un ejemplo de reacción en cadena", explica.

Blanco ha rastreado sin éxito el diclofenaco en las rapaces españolas, ya que su uso está prohibido en el ganado, pero advierte del efecto de otros fármacos, las quinolonas, en las aves ibéricas. "Donde hay ganadería intensiva, como en el Valle del Ebro, los efectos de los antibióticos son similares a los del diclofenaco", alerta. España, explica, tampoco está libre de carambolas letales en los ecosistemas.

Noticias Relacionadas