Jueves, 14 de Agosto de 2008

Canciones para romper lo real

La cantautora Marina Gallardon sorprende con 'Working to speak', un disco de debut que bebe del folk de EEUU

JESÚS MIGUEL MARCOS ·14/08/2008 - 08:50h

PÚBLICO - Maria Gallardo, folk americano desde Andalucía.

Parece mentira que de la provincia de Cádiz salga un disco tan oscuro, crudo, por momentos agresivo, y con un aliento tan estadounidense. El debut de Marina Gallardo (Puerto de Santa María, 1984), titulado Working to speak (Foehn Records, 2008), podría haberse parido en Boston. A día de hoy, a nadie le asombra que Boston esté en Andalucía.

La historia de estas 11 canciones es sencilla. Gallardo aprendió a tocar la guitarra hace cuatro años. Encontró en la música la mejor manera de expresar lo que percibía alrededor y sentía en su interior. Grabó una maqueta, la colgó en MySpace y pronto hubo un sello llamando a
su puerta. Así funcionan las cosas hoy en día.

Llama la atención, en primer lugar, el título del disco. Algo tan simple como hablar, ¿puede convertirse en una actividad trabajosa? Ojo a la respuesta: "El título del disco juega con varias cosas. En primer lugar, con la necesidad de expresarme. Todas las canciones del disco versan sobre mi forma de ver y entender el mundo. En segundo lugar, el disco refleja una intención de descansar del mundo conceptual. El concepto, el lenguaje, es algo que te esclaviza. Hay cosas que son inexplicables, como es el propio hecho de componer, escribir o cantar. Todo lo que justifique esos hechos ya es algo contaminado, se aleja de lo puro".

Por eso sus letras, interpretadas en inglés, se apoyan en imágenes para construir relatos abstractos. Un ejemplo, X Song, el tema que abre el disco: Tumbada en el apartamento / donde ninguna luz se alinea con tu mente / algo mueve mis pensamientos / lentamente, hacia otra tierra / voy a dar una vuelta / hasta el lugar donde juega la luna.

Amigos y referentes

En un primer disco es más fácil descubrir referentes e influencias. Aunque Marina diga "no tenía ningún modelo a seguir" o "nunca he tratado de seguir a nadie", el mero hecho de elegir a Paco Loco como productor de su disco y a Remate como su instrumentista principal ya es una decisión reveladora. El disco suena mucho a ellos, aunque no
conviene que esto desvíe la atención de lo más importante: las canciones, compuestas por la cantante.

Canciones que remiten al folk-rock americano de francotiradores como Bill Callahan, Will Oldham, Shannon Wright, Howe Gelb, Cat Power o Julie Doiron; cerca de lo que hace la española Aroah, pero más grave y acústico. Entre lo mejor del álbum destacan la espiritual Winter, el trote cálido de Moon's Wolf y Stones, la hipnótica About days o una dramática Wave in the tree.

Por su naturaleza y sus referentes, estas canciones tendrían muchas más posibilidades de llegar a la gente en el extranjero que en España. Ella no comparte esta opinión: "No sé muy bien por qué ha de ser difícil que la gente escuche un disco así. No lo pienso. De todas formas, cuando compongo canciones o grabo un disco lo último en lo que pienso es en quién va a escucharlo".

Escuchando a Marina Gallardo, que además es diseñadora web y estudia Filosofía, da la impresión de que Working to speak es sólo la antesala de un largo camino. Se nota que es un primer disco, con todo lo bueno y lo malo de un debut. No es poco.