Jueves, 14 de Agosto de 2008

El récord nace en el suelo

El punto de partida de los milagros está en una pista que ahorra tiempo en cada zancada

ALFREDO VARONA ·14/08/2008 - 08:11h

EFE - Un operario limpia las gradas del Nido del Pájaro, el estadio olímpico de Pekín donde se disputarán las pruebas de atletismo.

Bienvenidos a la pista milagrosa de atletismo en los Juegos Olímpicos de Pekín. Anuncia récords o, al menos, esa es la fantástica publicidad que la acompaña. Porque, en realidad, esta pista, que se llama Mondo Track FTX, ya se empleó en el Mundial de pista cubierta de Valencia. Y allí corrió Arturo Casado la final de 1.500 metros y, al preguntarle por la pista, rememora que "era diferente"."Era menos dura de lo habitual y las piernas se cargan menos. Al día siguiente recuperé mejor".

Para los atletas de 1.500, que van a correr tres carreras en cinco días a un ritmo importante en Pekín, el factor de recuperación es esencial. Hoy en día, nada más acabar esas carreras ya no queda casi ningún mediofondista que no meta las piernas en un cubo con hielos para agilizar la recuperación. Pero ante la dureza de la pista nunca se sabe como responderá el organismo. Y de siempre ha existido el concepto de que "una pista cuanto más dura, más rápida".

Su superficie devuelve más energía y carga menos el músculo 

En la prehistoria de los Juegos no era así, claro. En aquellos años se corría en pistas de ceniza, que se hacían con los residuos del carbón de las máquinas de vapor. Pero la Olimpiada de México 68 significó un cambio tremendo. Entonces nació el tartán y las zapatillas de clavos se adaptaban mucho mejor. Y se corría más rápido. El problema era al levantarse al día siguiente. El impacto era más agresivo y, por tanto, la recuperación era más lenta. Máxime en aquellos tiempos, en la década de los ochenta, sin ir más lejos. En Los Ángeles 84, cuando Abascal ganó la medalla de bronce en 1.500, las tres carreras se corrieron en tres días seguidos. Ahora hay un día entre cada prueba (primera eliminatoria, semifinal y final).

Desde Montreal 76

Mondo fabricó el pavimento de las pistas de atletismo de esos Juegos en los que se cantó aquel podio memorable en 1.500: Coe, Cram y Abascal. En realidad, esta empresa ha construido el suelo de todas las pistas olímpicas desde Montreal 76. Pero ninguna alcanza el nivel técnico de la que se inaugura mañana en Pekín. El laboratorio habla de ahorrar hasta 100 milisegundos por cada zancada, 33 en el vuelo y 67 en el impacto. La ventaja es que en España no debemos viajar al extranjero para conocer los detalles. Una de las sedes de Mondo está en Zaragoza, donde Juan Ortiz es gestor del departamento de pavimento de atletismo.

Mondo, con sede en Zaragoza, es la empresa que creado la pista 

"Ahora, la superficie de apoyo es mucho mayor. Hay más agarre en la pisada", señala. "Por lo tanto, a la hora de correr el atleta se tiene que ocuparse de una cosa menos". El dato también se puede interpretar de otra manera: el atleta ahorra zancadas. Y eso se traduce en esas milésimas de segundos que en la final de 1.500 van a separar la medalla de oro del cuarto puesto.

Los récords dependen siempre del atleta y su circunstancia. Pero hay infinidad de factores por los que el pavimento puede ayudar. Imaginen que el día de la final de 100 metros llueve. Con los clavos que llevan en sus zapatillas y con las suelas de rejilla, no es fácil que Bolt, Powell o Gay vayan a patinar, pero el agua sí puede afectarles. Sin embargo, en la Mondotrack FTX lo hará menos, porque está preparada para eso. "Una de sus características es que mejora la evacuación del agua", señala Ortiz.

La diferencia está en la subbase, que mejora la biomecánica. "Se huye del clásico modelo cuadrangular y se introduce un dibujo hexagonal que incrementa la devolución de la energía a los músculos". Y los atletas claro que lo notan. A Asafa Powell, por ejemplo, le han asegurado que está pista mejora aquella en la que batió en septiembre de 2007 en Rieti el récord de los 100 metros con 9,74. Y ya está impaciente por comprobarlo.

Marta Domínguez la estrena mañana

La pista de los milagros se inaugura mañana. Y vivirá mañana el gran desafío de Marta Domínguez (14.49, hora exacta en España), que buscará el pase a la final de los 3.000 obstáculos. Algo que prueba su carácter valiente. Marta sorprendió a todos el pasado mes de mayo cuando apostó por esta distancia.

En sólo tres meses se ha adaptado a una prueba de una técnica muy complicada (en especial el salto de la ría), que une el paso de los obstáculos a la dureza de los kilómetros y que tiene una recuperación muscular más difícil. La primera jornada del atletismo también cuenta con el aliciente de la disputa de las eliminatorias de los 1.500 metros. Reyes Estévez, Juan Carlos Higuero y Arturo Casado entrarán en contacto con la pista (cada uno en una serie) y con la obligación que ellos mismos admiten de
pasar a semifinales.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad