Miércoles, 13 de Agosto de 2008

La tensión persiste en el campo de batalla

Rusia y Georgia se acusan mutuamente de violar el alto el fuego

AGENCIAS ·13/08/2008 - 23:08h

Lejos de agonizar, la atmósfera de tensión persiste en Osetia del Sur y en el centro de Georgia donde, a pesar del alto el fuego acordado, los dos bandos denunciaron este miércoles que sigue habiendo disparos, derribos de aviones y movimientos militares.

Las fuerzas militares de Rusia han violado el acuerdo de alto el fuego con Georgia y “avanzan hacia la capital”, aseguró el presidente georgiano, Mijail Saakashvili, a la televisión estadounidense CNN.

El supuesto incumplimiento del alto el fuego por parte de las tropas de Moscú fue desmentido por el Kremlin, que aprovechó para acusar a Georgia de seguir espiando a su Ejército. “Hemos derribado tres aviones espía sin piloto y derribaremos cualquier otro que divisemos”, amenazó un portavoz del cuartel general del distrito del Cáucaso Norte.

La ciudad de Gori, en el centro del país y a 70 kilómetros de la capital georgiana, Tiflis, recoge la mayoría de las denuncias por incumplimientos del acuerdo. El Gobierno acusó a Rusia de tomar Gori con sus carros de combate y saquear sus edificios.

50 carros de combate

Según el canal de televisión georgiano Rustavi-2, los blindados rusos también destruyeron las instalaciones militares de la Brigada de Artillería del Ejército georgiano. Estas habían sido abandonadas por las fuerzas georgianas tras la contraofensiva de las tropas rusas en Osetia del Sur. Algunos habitantes de Gori cifraron en 50 los carros de combate rusos que entraron en la ciudad por la mañana, aunque Moscú también lo desmintió.

Un alto funcionario georgiano dijo que las tropas rusas no habían empleado la fuerza contra la población civil, aunque seguidamente denunció “saqueos” por parte de individuos “norcaucásicos”. El portavoz del Ministerio del Interior de Georgia, Shotá Utiashvili, añadió que los tanques rusos habían cerrado el tránsito por la carretera que comunica Gori con la capital.

Las acusaciones también llegaron desde la delegación de EEUU. El subsecretario de Estado norteamericano, Mat-thew Bryza, denunció en Tiflis la existencia de paramilitares rusos que asesinan a civiles en localidades georgianas y exigió al Kremlin que llame al orden a sus tropas desplegadas en Georgia. “Disponemos de información fehaciente de que en los poblados continúan la violencia, los tiroteos y los asesinatos”, aseguró

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad