Miércoles, 13 de Agosto de 2008

Economía da un toque a las petroleras para que bajen precios

El crudo empuja la tasa interanual del IPC hasta el 5,3%, el peor dato desde diciembre de 1992

AINHOA LARREA ·13/08/2008 - 19:17h

Lejos quedan ya los 146 dólares que la cotización del barril de Brent alcanzó el 3 de julio. Desde entonces, el crudo de referencia en Europa se ha abaratado en torno a un 20%, hasta los 114 dólares, pero esa bajada todavía no ha llegado a los surtidores. Este miércoles, el secretario de Estado de Economía, David Vegara, lanzó una advertencia a las petroleras: el Gobierno seguirá atentamente la evolución del oro negro y, si las compañías del sector no la trasladan al precio de los carburantes “en un tiempo prudencial”, la Comisión Nacional de la Competencia “investigará” el asunto.

El Ministerio de Economía es consciente de que siempre hay un lapso de varias semanas entre el descenso del crudo y el de los carburantes. También admite que el precio del barril de crudo es sólo una parte de lo que los ciudadanos pagan por el combustible, pero Vegara considera insuficiente que, según la Comisión Europea, la gasolina sólo se haya abaratado un 5% desde que el petróleo empezó a bajar.

Teniendo en cuenta que en los últimos días el precio del crudo se ha abaratado un 20% y que el dólar se ha apreciado un 7,5% frente al euro, el precio que se paga por el crudo es un 12,5% más barato, explicó Vegara. A su juicio, la bajada del crudo debe reflejarse en los carburantes siempre que esa caída sea superior a la apreciación del dólar (la moneda en la que se paga esa materia prima), y hasta el momento ese efecto “está más que compensado”, lo que exige una reacción a la baja de las petroleras.

A comienzos de abril, la Comisión Nacional de la Competencia anunció que había incoado expedientes sancionadores contra asociaciones de empresarios del sector de la industria alimentaria, tras las investigaciones iniciadas el pasado otoño sobre la evolución alcista del precio de los alimentos y las denuncias presentadas por varias organizaciones de consumidores. El vicepresidente económico, Pedro Solbes, se mostró favorable a esa iniciativa, que ahora podría tener su continuación con las petroleras.

La fuerte subida que el crudo ha registrado en los últimos tiempos fue, precisamente, la gran culpable de que el mes pasado el IPC alcanzara su máximo en 16 años: 5,3%. En julio, la inflación cedió cinco décimas gracias a las rebajas, pero la tasa interanual avanzó hasta una cota que no se veía desde diciembre de 1992, desde el 5% de junio.

Del aumento total, dos décimas son atribuibles a componentes relacionados con la energía, porque en 12 meses el crudo ha experimentado un alza del 88%. La décima restante se explica por elementos vinculados al turismo, como, transporte aéreo, los hoteles y los viajes organizados. El “puntual” repunte de las tarifas eléctricas de julio también contribuyó negativamente.

4% a finales de año

Preocupa, además, que la inflación subyacente (que excluye la energía y los alimentos frescos) escalase dos décimas respecto a junio, hasta el 3,5%. “No es una buena noticia”, reconoció Vegara, que, sin embargo, afirmó que la inflación “ha tocado techo” y cerrará el año por debajo del 4%.

No opina lo mismo el portavoz de Economía del Partido Popular en el Congreso, Cristóbal Montoro, que dijo que el repunte interanual de la inflación es “una auténtica agresión al bienestar social de los españoles”. Los sindicatos y patronales de empresarios también se mostraron seriamente preocupados.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad