Miércoles, 13 de Agosto de 2008

Al menos 18 muertos en una explosión en Líbano

Entre las víctimas del atentado, en Tripoli, principal ciudad del norte del país, hay civiles y militares

AGENCIAS ·13/08/2008 - 11:43h

AP - Imagen del estado del autobúas tras el estallido de la bomba.

Al menos 11 personas murieron hoy, entre ellas civiles y militares, y 45 resultaron heridas por la explosión de una bomba junto a una estación de autobuses en Trípoli, principal ciudad del norte del Líbano, informaron  fuentes policiales.

Según explicó el mando militar en un comunicado, 30 de los heridos son también soldados. La explosión se produjo a unos cinco metros de un autobús, ocupado principalmente por militares, que hacía el recorrido de Trípoli a Biblos.

Las televisiones libanesas mostraron imágenes de un autobús, contra el que presuntamente iba dirigido el ataque, seriamente dañado por la explosión y con varios cadáveres a su alrededor.

Según la radio Voz del Líbano, en el interior de la bomba había metralla metálica para que la explosión produjera más víctimas y daños.

Tras el estallido de la bomba, un gran número de ambulancias se desplazaron al lugar, la calle Masara, donde todavía se hallan muchos heridos, por lo que no se descarta que la cifra final de víctimas mortales pueda ser más elevada.

Cerca de Trípoli se encuentra el campo de refugiados palestinos Nahr el Bared, donde se produjeron el año pasado choques diarios entre tropas libanesas y miembros del grupo extremista Fatah al Islam, supuestamente vinculado a la red terrorista Al Qaeda.

 

El gobierno, en lucha contra el terrorismo

El presidente del Líbano, Michel Sleiman, condenó de modo contundente el atentado y aseguró que ni el Ejército ni la Policía "sucumbirán al terrorismo". 

Trípoli es víctima desde hace más de dos meses de duros enfrentamientos entre los habitantes de los barrios Bab Tebane, de mayoría suní, y Yabal Mohsen, de mayoría alauí, una secta religiosa escindida del chiísmo y cercana al grupo opositor chií Hizbulá.

Este atentado se produce el mismo día en que el presidente del Líbano, Michel Sleiman, planea visitar la vecina Siria y reunirse con su homólogo, Bachar al Asad.

Además, se produce menos de 24 horas después de que el Parlamento concediese su confianza al Gobierno libanés al aprobar su programa tras cinco días de debates y acusaciones cruzadas.

Los líderes libaneses condenaron de modo unánime la acción, que, según el diputado por Trípoli Elias Atallah, es un mensaje sangriento dirigido al Ejército y a Sleiman, que fue comandante en jefe de las Fuerzas Armadas hasta ser designado presidente.

Por su parte, el presidente del Parlamento, Nabih Berri, afirmó que todo el Líbano ha sido el objetivo de este atentado.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad