Lunes, 11 de Agosto de 2008

El peligro de la testosterona con copas encima

FEDERICO PEÑA ·11/08/2008 - 23:42h

Es sábado de madrugada y Pablo llega a Sunset, una de las discotecas más caras de Buenos Aires. En pleno parking, el maletero de su Audi se convierte en una barra

inagotable de cervezas para él y sus tres amigos, que bailan al son de Gin Tonic, el último tema de Andrés Calamaro. Los jóvenes argentinos hacen lo que denominan la previa. Esto es, llegar a la pista de baile entonados.

Pablo tiene 27 años, es ingeniero y dice conocer al dedillo las estadísticas de muertes por accidentes de tráfico que sus padres le repiten antes de cada salida nocturna. “No pasa nada. Manejo bien y controlo mucho, tome lo que tome”, minimiza, y confiesa correr “alguna picada” con otros coches en plena madrugada.

A la salida de las discotecas, si la testosterona no obtiene rédito con las féminas, se traslada al asfalto, donde los machos alfa de una tribu se miden contra los demás. Con una sonrisa, inconsciente, los amigos de Pablo avalan sus actitudes al volante. “A nosotros no nos va a pasar nada, no nos puede pasar nada”.

Además del síndrome de inmortalidad de la juventud y el desapego a las normas, los argentinos creen compartir ADN con su compatriota Juan Manuel Fangio, quíntuple campeón mundial de Fórmula 1.

Los esfuerzos estatales por concienciar a la ciudadanía y aumentar los controles de alcoholemia en las carreteras chocan con algunas discotecas, que ofrecen información sobre los puntos donde espera la policía. Hecha la ley, hecha la trampa.

La estadística no perdona. Argentina ocupa el segundo lugar del ranking de muertes viales, con una tasa de 28,5 por cada 100.000 habitantes, sólo por detrás de México (28,9). En 2007 se contabilizaron 8.104 muertos, 675 por mes, 22 por día.

El 54% de los muertos en estos accidentes es un joven de entre 14 y 35 años, según un estudio de la ONG Luchemos por la Vida. En la mayoría de los casos, las víctimas son conductores hombres y los accidentes tienen lugar los fines de semana.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad