Domingo, 10 de Agosto de 2008

Georgia declara un alto el fuego unilateral

Acorralada por la ofensiva militar rusa, Tiflis se rinde mientras Moscú exige su retirada "incondicional" de Osetia del Sur

PÚBLICO ·10/08/2008 - 20:59h

Apenas tres días han bastado al gigante militar ruso para acorralar a Georgia y forzarla a la rendición en Osetia del Sur. El Ministerio de Asuntos Exteriores georgiano, por orden directa del presidente Mijaíl Saakashvili, entregó ayer una nota a la Embajada de Rusia en Tiflis, la capital georgiana, en la que anunciaba el cese de las operaciones militares y su disposición a negociar un alto el fuego.
Un anunció que no bastó a Moscú, cuya réplica fue aseverar que las tropas georgianas proseguían los combates.

El presidente ruso, Dimitri Medvédev, reiteró después al presidente de turno de la Unión Europea, el francés Nicolas Sarkozy, cuáles son las exigencias del Kremlin. Rusia sólo accederá a negociar si Georgia retira “incondicionalmente” sus tropas en Osetia del Sur a las posiciones de antes del conflicto y se compromete por escrito a no volver a emplear la fuerza no sólo contra los osetos sino tampoco contra su otra región separatista pro rusa: Abjasia.

La decisión de Tiflis de anunciar el cese de los combates no hizo sino confirmar la evidencia de la inferioridad de la república caucásica, que ya durante la madrugada había forzado su repliegue de Tsinjvali, la capital oseta.

El secretario del Consejo Nacional de Seguridad georgiano, Alexandr Lomaya, reconoció ayer por la mañana, que “el incremento de la agresión militar rusa” había forzado a sus tropas a retirarse.

Una ciudad arrasada

Los soldados georgianos abandonaron la capital oseta mientras los aviones rusos bombardeaban la ciudad. “Han repetido la táctica de Grozni (la capital de Chechenia): si no pueden tomar la ciudad, la destruyen”, relató a Efe Vajó, un teniente georgiano.

Los soldados en retirada describían Tsjinvali como un paisaje de escombros, una destrucción reconocida por los independentistas osetos que, por su parte, la atribuyen a la artillería georgiana.

En una advertencia clara de hasta dónde está dispuesto a llegar Moscú, los aviones rusos bombardearon primero un aeródromo militar de Tiflis. Por la tarde, el Ejército ruso lanzó una bomba a sólo 200 metros de la pista del aeropuerto civil de la capital, confirmó el Ministerio georgiano del Interior. Las bombas rusas también cayeron en Poti y Zugdidi, al oeste.

Para completar su despliegue, Moscú desplazó cerca de las costas georgianas a varios barcos de su flota en el Mar Negro –con base en el puerto ucraniano de Sebastopol–, para bloquear la entrada de armas a Georgia, según la agencia rusa Interfax.

Ese bloqueo naval provocó la protesta de Ucrania, que amenazó con prohibir la vuelta de los navíos a Sebastopol, si Moscú los utilizaba en el conflicto. El presagio se cumplió, pues por la tarde un barco ruso hundió una lancha lanzamisiles georgiana, que, de acuerdo con la versión oficial rusa, había intentado
atacarle.

La contienda amenazaba además ayer con extenderse a la vecina Abjasia, con el beneplácito y el apoyo militar de Rusia. Esta región ha enviado mil soldados al Valle de Kodori y ha llamado a filas a todos los reservistas de su Ejército.

"Sin acceso, no podemos saber la cifra de muertos"

Anna Schaaf, portavoz del Comité Internacional de la Cruz Roja en Ginebra

¿Cuál es la situación, de acuerdo con la información en su poder?
Hasta ahora no hemos tenido acceso a Osetia del sur y desconocemos el número de víctimas o de desplazados. Tenemos informes, que no podemos confirmar, de varios miles de personas que han huido hacia el sur [hacia Georgia] y la mayoría se están quedando con familias. En cuanto a los miles que han huido hacia el norte [Rusia] nuestro equipo en la zona rusa está evaluando la situación en los hospiales.

¿Cuándo les darán acceso a Tiflis?
Hoy o mañana esperamos que uno de nuestros aviones con suministros médicos y material para distribuir agua potable pueda aterrizar en Tiflis. Una vez allí, evaluaremos las necesidades para ver dónde hace falta más la ayuda.

¿Qué les dicen las autoridades ?

Estamos en contacto constante con ellas, tanto para garantizar la seguridad de nuestro personal como para recordarles su obligación de cumplir el derecho internacional humanitario, que exige distinguir entre la población civil y prohibe los ataques indiscriminados contra ésta.

Noticias Relacionadas