Sábado, 9 de Agosto de 2008

Inversiones de doble filo

Los beneficios que las multinacionales envían a sus países de origen se han disparado

B. G. ·09/08/2008 - 13:34h

Las inversiones extranjeras en Brasil han crecido espectacularmente en los últimos años. En 2003, el país recibió 101.000 millones de dólares por ese concepto, y el pasado ejercicio esa cifra llegó a un techo de 346.000 millones. Según las estimaciones del Banco Central de Brasil, en 2008 esa cifra se acercará a 350.000 millones, lo que pulverizaría cualquier récord histórico. Sin embargo, los movimientos de izquierda han lanzado la voz de alerta: en los últimos tiempos, los beneficios de las multinacionales enviados a sus países de origen se han disparado. Si en 2003 los inversores extranjeros mandaban a sus países matrices 5.700 millones de dólares, en 2007 esa cifra alcanzó los 224.000 (el 64,7% de la inversión extranjera total), y en el primer semestre del año asciende ya a 189.930 millones.

João Pedro Stedile, coordinador general del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST), denunciaba en un artículo reciente “el proceso de internacionalización del control del mercado” de Brasil y, entre otras cosas, criticaba que en los últimos años el capital extranjero “haya comprado 20 millones de hectáreas de tierra”.