Martes, 5 de Agosto de 2008

Ruanda acusa formalmente a Francia por el genocidio de 1994

Reuters ·05/08/2008 - 17:53h

Ruanda ha acusado el martes de manera formal a importantes políticos franceses por su implicación en el genocidio de 1994 en ese país africano, e hizo un llamamiento para que se los juzgue.

Entre aquellos que son mencionados en un informe de una comisión de investigación ruandesa están el ex primer ministro galo Dominique de Villepin y el fallecido presidente François Mitterrand.

Kigali había acusado previamente a París de encubrir su papel en el entrenamiento de tropas y milicias que llevaron a cabo masacres en las que murieron unas 800.000 personas, y de apoyar a los líderes hutu que organizaron la carnicería.

Francia niega este extremo y dice que sus soldados ayudaron a proteger al pueblo durante una misión aprobada por Naciones Unidas.

Las últimas acusaciones de Kigali llegan el martes con la publicación del informe de una comisión ruandesa independiente establecida para investigar el papel de Francia en las masacres.

"El apoyo francés fue de naturaleza política, militar, diplomática y logística", dice el informe.

"Considerando la gravedad de los hechos alegados, el Gobierno de Ruanda pide a las autoridades competentes que tomen todas las acciones necesarias para llevar a los líderes políticos y militares franceses acusados a responder de sus actos ante la Justicia". añade.

Un dirigente del Ministerio de Exteriores francés dijo a Reuters que su Gobierno no había recibido ninguna comunicación oficial desde Kigali y que, por lo tanto, no podía comentar.

Adjunto al informe hay una lista de 33 políticos y militares franceses acusados.

figura importante en el partido del actual presidente, Nicolas Sarkozy -, el ex primer ministro Edouard Balladur, y Hubert Vedrine, - también políticos de renombre hoy en día.

El presidente de Ruanda, Paul Kagame, rompió relaciones con Francia en noviembre de 2006 en protesta contra el llamamiento de un juez francés para juzgarlo por la muerte de su predecesor en abril de 1994, un hecho que se considera desencadenante del genocidio.

El llamamiento provocó protestas en Kigali. Las relaciones empeoraron aún más después de que la comisión ruandesa de investigación escuchó testimonios de víctimas que contaron haber sido violadas por soldados franceses tras haberles pedido refugio durante el genocidio.

Las relaciones entre ambos países habían mejorado un poco en recientes meses, después de que Kagame se reuniera con Sarkozy en una cumbre de la Unión Europea y África, en Lisboa, en diciembre de 2007.

/Por Arthur Asiimwe/